lunes, 8 de noviembre de 2010

Me gustan los lunes: Caboodle Ranch

Todo comenzó con un señor y una gata que ni siquiera se llevaban bien. Craig Grant vivía con su hijo y la gata de éste en un lujoso apartamento cerca de la playa. Su hijo decidió independizarse y al no poder llevársela, Pepper, la gata, pasó a ser la única compañera de piso de Craig. A él no le gustaban los gatos pero aceptó hacerse cargo. Al principio no se llevaban nada bien pero poco a poco fueron limando asperezas.

Un día se dió cuenta de que la gata había dado a luz a cinco gatitos. ¿Qué hacer? A él no le entusiasmaban los animales y además no quería ver su estupenda casa destrozada. Decidió que los tiraría a la basura. Por suerte su hijo le convenció de que los dejara con la madre ocho semanas y que después los darían en adopción. Durante esas ocho semanas Craig acabó fascinado por las travesuras de los pequeños, descubriendo que cada uno tenía una personalidad única y cuestiones como si arañaban el sofá o rompían las cortinas pasaron a un segundo plano. Cuánto más cariño les iba tomando él a los gatos menos le profesaban los vecinos, bastante molestos con la nueva situación. Cuando Craig descubrió un perdigón en la pata de uno de los gatos y que otro había sido mordido por un pitbull (alentado por su dueño, según sospecha) decidió que tenía que hacer algo. 

Quiso la fortuna que se encontrara el anuncio de la venta de veinte mil metros cuadrados de bosque: fue a ver la finca y, aunque estaba a casi doscientos kilómetros, le encantó. Finalmente acabó comprando aún más terreno haciendo un total de cien mil metros cuadrados. 

Instaló una caseta como las típicas que hay en las obras. Colocó una gatera, estantes acolchados y se mudó allí en el 2003 con un total de 11 gatos. Siguió recogiendo gatos abandonados y en malas condiciones y en el 2004 ya eran 22.  Hoy en día son varios centenares. 


Según cuenta Craig en su web, ya no le preocupan los muebles caros o las vistas a la playa de su caro apartamento. Dice que sus gatos son lo más valioso que tiene, que le han dado cariño a pesar de traer historias muy tristes de maltrato y abandono. 

En Caboodle Ranch no están en pequeñas jaulas como en otros sitios, sino que están en semilibertad en el medio de un terreno inmenso. Además les ha construido madrigueras (de las que a veces son expulsados)

y también casetas en los árboles a dónde trepan sin problema.



Por otra parte, pienso que quizás porque una parte de los gastos se cubren con donativos y abriendo el refugio a los visitantes, tiene una serie de casitas y estructuras de utilidad más estética que práctica.

Un resort a orillas del lago

Un molino 

Una iglesia

Una zona residencial

Se sostiene gracias a los visitantes, su tienda, las donaciones y el trabajo de los voluntarios.
¿Qué decir?

Buen trabajo, Craig.




Edito, Mayo 2014: Gracias a un comentarista me entero que PETA a intervenido en el Caboodle Ranch. En principio me indigné. ¡Cómo se les ocurre! En su página web encontré el motivo. Aquí podéis ver el vídeo de cómo estaban algunos de los gatos del "Santuario".

http://www.peta.org/videos/caboodle-cat-ranch-expos-no-kill-hell-2/


11 comentarios:

  1. es un paraiso para gatooss!!! dios mio!!!

    ResponderEliminar
  2. este tío está cumpliendo mi sueño!!
    jo, qué bien se ve a los gatos, disfrutando de campo, de trepar y de hacer de las suyas... jejeje.

    ResponderEliminar
  3. Iba a poner las fotos en grande pero la de los caminos llenos de gatos podía dar un poco de miedito, tipo "Los pájaros" de Hitchcock :) Eso sí, a mí me encantaría revolcarme por la hierba con todos ellos. Bueno, con una parte.

    ResponderEliminar
  4. Hasta las lagrimillas me caen de la alegría :)
    ¡Qué pasada de sitio y de historia! ¡Quiero ir de visita (y quedarme a vivir allí para siempre :)!

    Besotes,
    Nür

    PD: Haces que a mí también me gusten los lunes.

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, yo quiero tener un refugio de gatos igual que ese...

    ResponderEliminar
  6. hermoso lugar y una hermosa persona Los gatos le cambiaron la vida jajaja
    Asi son ellos, los gatos saben robar corazones :)
    Ojala Dios le de mucha salud y muchos años de vida para que pueda seguir cuidando gatitos. Yo rescatando y rescatando en dos años tengo ya 7 !!!! y no puedo mas con el gasto por eso no rescato mas Son geniales los gatos

    ResponderEliminar
  7. Pues ahora al pobre hombre le han quitado todo, Los cabrones de PETA lo denunciaron, le han quitado los gatos, han sacrificado a muchos, incluso a una gatita que solo tenía 3 patas... Una injusticia. Aunque ha ganado el juicio, le han destrozado la vida y no le devuelven sus amados gatos. ¡Malditos de PETA! ¡Estafadores!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, no sabía nada de esto que me cuentas. He estado buscando en google y me temo que PETA tenía razón a la hora de intervenir. Edito el post y cuelgo el enlace a un vídeo donde se ve el estado en que estaban muchos gatos de allí, si quieres puedes verlo aquí:

      http://www.peta.org/videos/caboodle-cat-ranch-expos-no-kill-hell-2/

      Los gatos llevan el típico collar de código de colores que tienen en Caboodle, por si te entra la duda de si el vídeo es falso, y si has visto fotos del lugar, reconoces los exteriores. Una pena.

      Una pena todo.

      Eliminar