sábado, 14 de mayo de 2011

Leni

Mi minicolonia callejera la formaban dos gatos y un erizo. Los tres comían entre la maleza de un solar, donde yo les dejaba el pienso desde el otoño. 

Primero apareció Leni, una noche en la que yo llegaba de un paseo en bici. Un gato siamés de pelo largo al que le intuí el hambre en la mirada. Empecé echándole pienso en la entrada del garaje y finalmente le busqué un sitio más seguro, en el solar. 

No mucho más tarde apareció Belo, un gato de rabo corto, de cuerpo menudo como Leni. Yo iba tres veces a la semana, de noche, tarde para que nadie me viese y mantener mi secreto oculto, a llevarles el pienso. Las veces que me encontraba uno de ellos esperándome, me dejaba feliz durante toda la semana. La noche que me encontré a los dos formamos por un momento, cuando se cruzaron nuestras miradas, un triángulo secreto y mágico. Y ahí pensé que tenía que cuidarlos y protegerlos lo mejor que pudiese, hasta que encontrase un sitio a dónde llevármelos. 

Una noche en la que llegué algo distraída metí la mano en el comedero, por allí no hay demasiada luz, para ver cuánto pienso les quedaba, y me topé con algo que me pinchó y me hizo salir del solar chillando como una nena. Era un erizo, estaba dentro del comedero poniéndose las botas. 

Así fue como se formó mi absurda minicolonia. Dos gatos y un erizo.

Mi absurda minicolonia es más absurda que nunca. Leni ha muerto atropellado. A nadie le importa demasiado, un gato callejero menos. Una única persona en el mundo que le echará de menos, que le llora y lo lamenta. Una voz que me sale del corazón le habla de la finca que un día tendré y a donde me llevaré todos los gatos que se me antoje,  y le susurra que lo siento, que siento que la finca llegue tarde, que siento en el alma no haberlo puesto a salvo. Mil besos, pequeño. 

8 comentarios:

  1. Besos Leni estes donde estes.

    Descansa en paz con Pipe, Toño, Gueisha, Golfo... Y tantos otros gatitos callejeros con nombre o sin nombre que pierden la vida en las calles.

    ResponderEliminar
  2. pobre Leni y pobre tú. sé lo que sientes, sé lo que duele, sé que es terrible. y sé que poca gente lo comprende.
    te mando un abrazo enorme. y otro a leni, que está en el cielo de los gatos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a las dos, de corazón. Estoy rodeada de gente a la que si le contara algo de ésto le faltaría tiempo para nombrarme a los ñiños hambrientos de África y reprocharme que hay desgracias mucho más importantes. Llegar a este rincón y encontrarme con palabras de gente que me entiende... es algo que valoro muchísimo. Un abrazo de mi parte, y me atrevo a decir que Leni de buena gana os daría un lametón con su lengüita de lija en la mejilla. Seguro que sí.

    ResponderEliminar
  4. Lo siento mucho, yo también entiendo y conozco ese dolor.
    Leni ya siempre se quedará viviendo dentro de ti!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Siento mucho lo de Leni. No me parece para nada absurda tu colonia, ni tu sentimientos hacia Leni, ni tus sueños de poder tener una casita para ayudar a cuantos puedas..en realidad..lo que me parece absurdo es que no todo el mundo sea como tu.

    ResponderEliminar
  6. Sentimos profundamente lo de Leni :(...
    Mamitambién da de comer a gatiines de la calle como tu,sois dos personas de buen corazón y eso es HERMOSO no absurdo...
    Un lametón muuuuuuuy grande!

    ResponderEliminar
  7. Por cierto,cuando te vuelvan a decir lo de los niños de África o de la Chimbamba,les sueltas que en vez de estar en el sofá o,gastarse un dineral en su colonia favorita,se lo den a esos niños que pasan hambre...

    ResponderEliminar
  8. Efi, bien cierto lo que dices, mi primer callejerito tendrá siempre un sitio especial en mi corazón.

    Gris, "lo que me parece absurdo es que no todo el mundo sea como tu", es de las cosas más bonitas que me han dicho nunca, gracias.

    Dark, cuida de tu mami, seguro que se lo merece, y mimos para sus gatines.

    Gracias a todos, de corazón.

    ResponderEliminar