viernes, 24 de febrero de 2012

Mercedes Milá, máster en demagogia y populismo

Lo de los programas de televisión que usan animales para beneficio propio daría para escribir un libro. Lo de "Perdidos en la tribu" no tenía nombre, no por las costumbres de los indígenas, nos guste o no ellos no tienen cerca una carnicería que se lo dé todo troceadito, sino por cómo se usaba para grabar escenas de lo más espeluznantes e innecesarias. Odio irremisiblemente a Bear Grylls, de "El último superviviente", por su hábito de llevarse seres vivos a la boca y enseñarnos como los mastica vivos. O mostrarnos como se le arranca la cabeza a una serpiente, un lagarto o cualquier cosa que se le cruce. También por hacerse pasar por machito al acosar y matar a otros animales como por ejemplo una especie de puercoespín al que acabó matándo pisándole la cabeza. Después están programas como "La granja" o "Acorralados" dónde ponen en contacto animales no humanos con gente a medio civilizar con claro perjuicio para los primeros. 

Torso es el perrito que han metido este año en "Gran Hermano". Un cachorro de dos meses que debería estar en un ambiente en que se le prestara la atención necesaria para desarrollarse de forma sana y natural, con gente que realmente le quiera y sepa repartir adecuadamente disciplina y cariño. Pero eso es lo último que les importa a los del programa, que lo meten con una docena de personas de la que es francamente difícil elegir cual está más desquiciado, que todos tienen lo suyo. Y es normal que metan gente conflictiva y problemática, impulsiva y algo alocada, que si meten gente corriente no ve el programa ni la presentadora.

Me entero vía Michis del mundo de que, después de la presión popular consiguiera que sacaran al perro de la casa (ayudó mucho que uno de los concursantes le pegara un manotazo y otro lo sacara-tirara al jardín sin demasiado cuidado) la necia de Mercedes Milá dice lo que tantas veces hemos oído, que si los animalistas nos preocupáramos por los niños no habría hambre en el mundo. Y es que la tía no es tonta. Joder, le hemos tocado su programa, la gente que no tiene capacidad de sobreponerse a las frustraciones, la gente que carece de autocontrol (como los niños pequeños, algunos discapacitados psiquícos, o algunas personas con un par de puntos extra en la casilla de la inmadurez) no soportan que se le contradiga, que algo no salga como ellos quieren (tienen espíritu de dictadores). Y la señora (es un decir) Mercedes Milá lo ha demostrado con esa frase, con esa magnífica muestra de lo mal que queda que alguien de su edad tenga una pataleta. ¿Y cómo hacer más daño? Para algo lleva tantos años en la tele, para algo sabe perfectamente cómo manipular al gran público aborregado que ve su programa... tiene un máster en demagogia y populismo... nómbrale al populacho, el mismo que no mueve un dedo más que para cambiar de canal, a los pobres negritos de África, o a los niños de mirada tierna y hambrienta,  y los tendrás a todos enfervorecidos en contra de quién quieras. 

En fin. Qué decir que no sepamos ya. Si tenemos la empatía suficiente como para entender, interiorizar y hacer nuestra la mirada de un animal con el que no compartimos especie, ¿no vamos a ser capaces de hacerlo con la de un niño? Si viendo un perro que lleva toda su vida atado a una cadena, o un gato callejero que arrastra una pata rota fruto de un atropello, o un ternero que es maltratado, o un león de circo que vive en una jaula... si podemos utilizar sus ojos como ventanas, asomarnos a su mundo, a lo que ven y oyen, a lo que sienten, a porqué sufren, a su dolor, a su soledad, a la tristeza infinita de no estar sanos y libres... si somos capaces de ser ellos con solo mirarlos, ¿cómo no va a resquebrajársenos el corazón en mil pedazos también cuando vemos una persona desnutrida, o que ha sido maltratada, o que lo ha perdido todo en una catástrofe? ¿Como, querida Mercedes, pedazo de estúpida, no íbamos a ser capaces de sentir lo que probablemente tú no eres capaz? Porque algo tened seguro, los imbéciles que utilizan esas frases son los que no  hacen nada ni por los animales ni por los humanos.

Te regalo un vídeo, Mercedes, fresquito de esta semana, aquí lo tienes, te va a encantar lo que hace la gente que no se preocupa por el perrito Torso (no recomiendo a nadie que sí ame a los animales verlo, hay imágenes totalmente salvajes). Como mucho leed la noticia aquí (advierto que también es dura).

Por cierto, nena, qué mierda de programa presentas.

jueves, 16 de febrero de 2012

El dueto de los gatos

Me ha encantado, "Duetto buffo di due gatti", de Rossini.  Sobretodo el niño de pelo castaño lo hace genial. 

lunes, 13 de febrero de 2012

Me gustan los lunes: En la habitación 000

Ahí lo tenéis. Medio mimetizado con su mantita en la entrada de una residencia de estudiantes en el Campus de mi ciudad. Habitación 000. 

No tiene nombre, pero ya son siete los años que lleva viviendo allí, cuidado por el personal de las instalaciones y algunos estudiantes. 

Un día enfermó y se hizo una colecta para poder llevarlo al veterinario. A veces los humanos nos portamos bien. A veces. En la consulta se enteraron de que estaba castrado, una vez tuvo dueño. 

Ha salido hace poco en el periódico, una alumna dice que a pesar de ser sociable no se deja tocar por todo el mundo. Proclamo con orgullo que a mí me dejó. Fui a la residencia a visitar a unos amigos y allí estaba él, acostado tomando el sol en la hierba, al lado del camino, cerca de la entrada donde tiene su camita. "Hey, ¿qué haces tú aquí?" "Miaaaaaau", fue su respuesta mientras entrecerraba los ojillos y yo le rascaba la cabecita.

sábado, 4 de febrero de 2012



“Los animales existen en el mundo por sus propias razones. No fueron hechos para los humanos, de igual forma que los negros no fueron hechos para los blancos, ni las mujeres para los hombres."  

Alice Walker, novelista y poeta.