lunes, 13 de febrero de 2012

Me gustan los lunes: En la habitación 000

Ahí lo tenéis. Medio mimetizado con su mantita en la entrada de una residencia de estudiantes en el Campus de mi ciudad. Habitación 000. 

No tiene nombre, pero ya son siete los años que lleva viviendo allí, cuidado por el personal de las instalaciones y algunos estudiantes. 

Un día enfermó y se hizo una colecta para poder llevarlo al veterinario. A veces los humanos nos portamos bien. A veces. En la consulta se enteraron de que estaba castrado, una vez tuvo dueño. 

Ha salido hace poco en el periódico, una alumna dice que a pesar de ser sociable no se deja tocar por todo el mundo. Proclamo con orgullo que a mí me dejó. Fui a la residencia a visitar a unos amigos y allí estaba él, acostado tomando el sol en la hierba, al lado del camino, cerca de la entrada donde tiene su camita. "Hey, ¿qué haces tú aquí?" "Miaaaaaau", fue su respuesta mientras entrecerraba los ojillos y yo le rascaba la cabecita.

3 comentarios:

  1. ¿Medio mimetizado o mimetizado entero? No lo encontraba, es igual que la manta!!
    Yo también me habría sentido muy orgullosa si me hubiese dejado tocarlo!

    ResponderEliminar
  2. me encantan cuando se camuflan :)
    Yo creo que los animales saben cosas de nosotros que los propios humanos no detectamos. y por eso hay gente que les gusta y gente que no. gente a la que se acercan y a la que permiten cosas y otros a los que alejan de un bufido. todo el mundo que me rodea se cachondea de que yo soy una especie de imán para los bichos. todo perro, gato, ardilla, conejo o animalejo del tipo que sea y se encuentre en un radio cercano viene a mí y se me sube encima si le dejo. porque saben que no voy a hacerles ningún mal, todo lo contrario. ellos lo saben. por eso te dejó que le rascaras y te contestó que miau.
    un beso. y un cabezazo de Ron.

    ResponderEliminar
  3. Gema: Seguro que cuando oliese que tienes gato te dejaba :)

    Naar: Yo pienso algo parecido a ti. No sé si la empatía, la compasión... las características de la gente a las que nos gustan los bichos crean algún tipo de energía serena y estable, no sé, sea lo que sea ellos lo notan. De la misma forma que no reaccionan de forma cómoda a gente nerviosa, alterada, de carácter agresivo... creo que les mola más un punto zen y relajado. un beso!

    ResponderEliminar