miércoles, 28 de marzo de 2012

La sociedad inmunodeprimida

Hace un par de días empecé a leer un artículo muy interesante en vaya a usted a saber qué web o qué blog. Como en ese momento tenía que irme y quería leerlo con calma decidí que lo haría más tarde. No me acuerdo de dónde estaba el dichoso artículo así que no he podido leerlo. He buscado en google, en mi historial y en todo lo que podía buscar, y no hay manera.

No sé si el autor (que me perdone por no citarlo) le llamaba exactamente así, pero en el artículo desarrollaba la idea de que nuestra sociedad está inmunodeprimida. El sistema inmunológico permite a un organismo identificar a los elementos peligrosos y eliminarlos evitando el daño o la enfermedad. Un organismo inmunodeprimido no es capaz de protegerse a sí mismo, su sistema de defensa falla, poniendo en peligro su bienestar, la inmunodepresión de la sociedad nos pone en peligro a todos nosotros. 

Daniel Zamudio era un chico chileno homosexual. Cuatro personas lo torturaron durante seis horas porque no soportaban la idea de que se acostara con hombres. Daniel estuvo en coma casi un mes, finalmente falleció. Con lo que los agresores calificaron de simplemente "unas patadas" consiguieron que según he leído ni siquiera se pudieran aprovechar los órganos. Da idea de la brutalidad de la agresión. 24 años duró Daniel en el mundo porque cuatro elementos peligrosos no fueron controlados a tiempo. Tenían antecedentes por otras agresiones.

Hace poco leí también como rescataron a un perro cuyo dueño iba a enterrar moribundo. Le había atado las patas con bridas y lo había golpeado hasta cansarse. 

Con ninguno de estos elementos, de estos patógenos, parásitos infectos, querría compartir ascensor, ni café, ni ciudad, ni mundo. Sin embargo los primeros probablemente no pasen mucho más de cinco años en la cárcel y el segundo tendremos suerte si le ponen una multa. Estamos en una sociedad que, definitivamente, no sabe defenderse a sí misma, no sabe aislar los elementos peligrosos, dejándolos otra vez circulando por nuestras venas a las primeras de cambio. No me siento protegida por esta mierda de sistema inmunológico. Mis gatos salen todas las noches a dar un paseo nocturno (vivo en una urbanización, tranquila, poco tráfico) desde que están conmigo, hace cuatro años. Una vez T. llegó con la cadera rota. No fue por el ataque de un perro, porque lo atropellaran, o porque tuviera una caída fortuita, fue porque un desgraciado se creyó con el derecho de darle una buena patada. Cualquier día nos daremos cuenta de que todos estamos tan desprotegidos como él cuando sale a la calle. Pueden atracarnos, acuchillarnos, violarnos o darnos una paliza porque dormimos entre cartones, besamos a gente de nuestro mismo sexo, o tenemos la piel oscura, pueden hacerlo y no pasaran aislados mucho más tiempo del que tardemos nosotros en recuperarnos. 

Nunca pensé que lo diría yo, pero igual es cierto que defendiendo los derechos de los neonazis homófobos se pone en peligro los nuestros, los de Daniel.

Edito: Por si ha dado otra impresión, yo tengo esperanza, en el mundo hay también gente maravillosa que hace cosas valiosas y estupendas. Creo que la rueda está girando y que vamos por buen camino, aunque lentos. Lo que quiero decir en el post es que debemos ser mucho más duros con las malas personas, tanto con el que asesina o viola, como con el que maltrata a un animal. No creo en la pena de muerte, pero sí en que si un individuo es peligroso y no sabe convivir en sociedad, hay que aislarlo. Bien aislado y durante un buen puñado de años. Para eso están las cárceles. La ley tiene que ser mucho más dura con quién realmente se lo merece. Esa es mi opinión. 

5 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Es una auténtica barbaridad lo que le han hecho al pobre Daniel. Por desgracia en la mayoría de los países a los homosexuales se nos sigue considerando enfermos, pervertidos... y se nos condena incluso a la muerte.

    El otro día leyendo un libro planteaba que te dieran la oportunidad de crear un mundo nuevo y poder elegir a las personas que te llevarías. Lamentándolo mucho, creo que ese mundo nuevo estaría muy despoblado.

    ResponderEliminar
  2. mamá y yo no estamos de acuerdo. no lo estamos porque pensamos que las cosas han ido cambiando, a mejor, en todos los sentidos. y por eso un paso atrás nos pone a todos en guardia y pensamos que la sociedad ha enfermado.

    pues no, no lo hace, no va a peor, porque cada vez es más gente que sale a defender los derechos, de los animales y de las personas, mis derechos y los de mamá a elegir con quien quiere estar.

    un vídeo como este sería impensable hace algunos años, y sin embargo, ahora sí sucede http://youtu.be/oc_4NteT9rQ y también hace años sería impensable el matrimonio, ir de la mano paseando, hacer una vida normal y cada día es más habitual.

    en casa nos negamos a creer en una sociedad enferma, sino en una a la que le cuesta avanzar, pero lo hace, poco a poco, pero sí, a mejor.

    hay mucho por hacer y mucho que cambiar, pero estamos mejor, y si no, solo hay que echar la vista atrás y comparar.

    ResponderEliminar
  3. Gato Gatuno: Creo que tan intolerantes como son esa gentuza con otras personas, deberíamos serlo nosotros con ellos. Y los grupos que sois atacados ojalá tengáis fuerza para llevarlo lo mejor posible, y con la cabeza bien alta, seguir luchando.

    Okinawa: Tenéis razón mamá y tú, igual no me he explicado bien, tiendo a escribir con un deje pesimista. Creo que el mundo va a mejor, como decís, cada vez hay más gente concienciada, aunque aún hay mucho que hacer. Lo que digo es que debemos ser mucho más duros, la ley tiene que endurecerse para tratar a esas minorías radicales que hacen cosas como apalear homosexuales o tirar perros vivos a un pozo. El mundo mejora, eso creo también, pero mejorá más en mi opinión si somos más eficaces en los castigos. Gracias por el enlace, no conocía el caso y me ha enternecido mucho. La verdad es que verlo te devuelve un poco de esperanza.

    ResponderEliminar
  4. Creo que uno de los grandes defectos de nuestra sociedad es que damos demasiado bombo a lo negativo y nunca destacamos lo positivo. Estoy segura de que, aunque en el mundo pasen cosas horribles y tristes, también pasan muchísimas cosa buenas y bonitas en las que ni siquiera reparamos.
    Es verdad que hay mucha gente mala y que nuestra sociedad está seriamente enferma. Pero también estamos "los buenos", los que nos respetamos, los que colaboramos, los que amamos a los animales...
    Intentemos ver el lado positivo, tratemos de ver el lado bueno, estoy segura de que las buenas vibraciones también tienen su función ;)
    Nos queda taaaaaanto por hacer!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, claro que sí, vamos hacie adelante y estamos mucho mejor que hace años. Celebré la prohibición de las corridas de toros en Cataluña con mucha alegría, veo casos de humanos que ayudan a animales en cisrcunstancias extremas, me emociona ver a la gente que día tras día alimenta una colonia... Mil hurras por ellos, por nosotros. Lo que quería transmitir es que debemos ser mucho más duros con la gente que no respeta a los demás, sean personas o animales. Carguemonos pues de buenas vibraciones y sigamos adelante :)

      Eliminar