domingo, 2 de septiembre de 2012

Me gustan los lunes: Usak y Voyta

Usak tenía el hocico amordazado. Y las patas atadas. Y estaba dentro de un contenedor de basura. Su destino era morir aplastado entre restos de comida y bolsas de plástico. Hasta que Voyta abrió la tapa del contenedor e interrumpió el estúpido devenir de las cosas. 


Voyta es un señor checo que buscaba algo que comer cuando afortunadamente abrió aquel contenedor, no pasa por su mejor momento pero no dudó en salvar al perro. Por las calles de Cádiz pidió limosna para los dos y cuando reunió el dinero suficiente le compró pastillas para desparasitarlo. 

Marina, coordinadora del PACMA en Cáceres, se encontró con ellos y Voyta le contó su historia. Le contó también que tenía miedo de que la policía le quitara al perro, que ya estuvieron preguntándole por la cartilla sanitaria del animal. Él estaba intentando ahorrar para vacunarlo y ponerle el chip pero no sabía cuándo iba a conseguir juntar ese dinero. Marina lo llevó a una clínica veterinaria y allí les pagó vacunas y chip, para que nadie pueda separarlos. 

Como dice Marina "Aquellos que abandonaron a Usak quizá lo tenían todo, pero estaban vacíos. Voyta no posee nada, ni siquiera un techo donde pasar la noche, pero ahora es un hombre rico. Tiene a su lado a alguien que jamás le abandonará."

Usak ya casi ha olvidado la oscuridad del contenedor pero aún no quiere separarse ni un metro de Voyta. 

La historia la leí en el blog de PACMA. Como ellos mismos dicen es un ejemplo más de que querer es poder, y de que deshacerse de animales por problemas económicos no es más que una excusa para hacer algo que ya se deseaba hacer desde hace tiempo. No es más que puro egoísmo e irresponsabilidad.

No importa los medios que tengamos a nuestro alcance, el que tiene corazón lo tiene con o sin dinero, y el que no lo tiene seguirá siendo una caja de hojalata hueca aunque tenga millones en el banco. 

Viva Voyta, y todos los que son como él.

Edito: Posnada, que me he liado con el calendario y la he programado mal, que tenía que ser para el lunes.



10 comentarios:

  1. Ains, estoy yo muy tierna para estas cosas. Qué bonita historia. Y sí, toda la razón. no tener dinero no es excusa. los animales piden poquito y hay muchos sitios donde puedes conseguir que te ayuden a vacunarlos o a comprar comida. así que no me jodan. si lo atas y lo amordazas es a conciencia, con crueldad absoluta de querer matar al animal. allá y les aplaste un camión de la basura a ellos por cabrones. he dicho.
    y eso, ahora este hombre tiene un perro fiel que no le dejará nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ojalá les aplaste un camión, claro que sí. Que si no quieres un animal hay muchas formas dignas de "deshacerse" de él, como pagar en un refugio para que te lo recojan.

      Eliminar
  2. Me recuerda a Alfred, un mendigo Austriaco que apareció por aquí, no tenía casa, ni trabajo, ni dinero, sin embargo no se separaba jamás de su perrito Piedra, se marchó a vivir a Plasencia porque en el albergue de allí le dejaban llevarse a Piedra, hasta entonces vivió en una tienda de campaña al lado del rio. Tienes toda la razón, quien quiere a sus animales busca los medios para poder estar junto a ellos, lo demás es puro egoísmo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, una historia muy similar la de Alfred. A esta gente habría que ayudarles para que tengan a sus animales, y no amenazar con quitárselos como hizo la policía con Voyta. Se debería evitar a toda costa separar a dos compañeros que se quieren.

      Eliminar
  3. Preciosa historia, ojalá todos los lunes haya algo así que leer.
    Cierto que no es excusa el abandonar un animal por la falta de dinero, por desgracia, la gente ya tiene algo mas por lo que dejar al único amigo fiel que jamás tendrá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los lunes, que este post lo programé mal y salió el domingo.

      Además de lo de no tener medios ahora lo que usan mucho es "por problemas de salud". Unos vecinos míos dan a su gato, que lleva la friolera de 13 años con ellos, por supuestos problemas de salud de los dueños. Un perro necesita salir de paseo pero un gato solo necesita un arenero limpio, agua fresca y pienso. ¿Realmente era imposible quedarse con él? Hay un dicho que dice algo así como "si quieres hacer algo encontrarás la forma, si no quieres hacer nada encontrarás la excusa". Pues eso. Una excusa.

      Eliminar
  4. ¿Qué puedo añadir a lo que han dicho los demás? Pues poca cosa, porque comparto las opiniones de todos: es una historia preciosa y las razones económicas son sólo una excusa para deshacerse de un animal que seguramente ya llevaba tiempo en la línea de salida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que veo también es mucha irresponsabilidad. Si tienes un animal y ya no quieres quedarte con él eres responsable de buscarle un lugar adecuado. Pero nada, como si fuera un objeto de consumo, ya no se quiere.. pues a la basura. Y tan anchos se quedan.

      Eliminar
  5. Qué sinvergüenzas los que abandonan a un animal. Qué crueles, que asco.

    Preciosa historia.

    ResponderEliminar