miércoles, 12 de diciembre de 2012

Siestas con A.

Suena Forget & Forgive, de Swan Fyahbwoy.

Revisando fotos me encontré éstas de hace más de dos años. Un fin de semana, una siesta. Me desperté y estiré el brazo hacia la cámara que por casualidad estaba en la mesa.









Nunca encontraré nada que me relaje tanto como el contacto con un animal.

10 comentarios:

  1. Que suerte!!
    Tan pegadito, el mío como mucho se pone cerca de la tripa pero no encima, eso nunca, y te da un calor que es el mejor del mundo.
    Cuando hace mucho frío, se sube para arriba en la cama y ahí dormimos, espalda contra espalda, dudo que encuentre algo mejor.

    Blanki.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. T. no se pega de esa manera. Si se duerme tocándote ya es todo un acontecimiento. Que se suba al regazo pasa un par de veces al año. Eso sí, está aprendiendo a aguantar mis achuchones (breves, eso sí). Lo que sí está constatado es que en invierno se vuelven más cariñosos por el calorcito que damos... convenienzudos que son, ya sabes.

      Eliminar
  2. definitivamente es el hermano gemelo de mi Ron, jejeje. yo duermo así con él y es verdad, nada me calma como él. los animales tienen algo mágico, para mi en especial los gatos, que su contacto nos hace sentir mejor.
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Ron tiene pinta de ser igual de cariñoso que A. Yo creo que es normal que nos hagan sentir bien. Los gatos son silenciosos y tranquilos (los míos al menos), es súperagradable tocarlos por ese pelito suave, y encima dan calorcito. Tenerlos en el regazo o el simple contacto es mejor que el reiki.

      Eliminar
  3. Mmmm... sólo de imaginarme tocando sus cabecitas suaves me relajo...
    Las siestas sin gatos no saben igual. Lo malo es cuando se me suben los 5 y se me duermen las piernas, jeje... aún así procuro no moverme para no despertarlos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas contracturas habrán causado... :)

      Eliminar
  4. Me he quedado con la última frase: es que es verdad!!! No hay nada que me relaje más que ver mis gatos o el perro de la familia trankilos pegados a mi o durmiendo a pierna suelta aunque no haya casi espacio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que su falta de preocupaciones nos contagia calma :)

      Eliminar
  5. Preciosas fotos.
    Y es tan lindo verlos dormir así... satisfechos, confiados y felices.
    Acabo de descubrir tu blog y seguiré visitandolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. La verdad es que ese gato es un mimosón...

      Eliminar