sábado, 15 de diciembre de 2012

Y aquí ¿para cuándo?


Suena Tears on my pillow, de Clem Snide.

Se va haciendo camino al andar, claro. Celebré hace dos años con un post que Cataluña prohibía las corridas de toros (y los taurinos les acusaron de que lo hacían por razones políticas) convirtiéndose en la segunda comunidad autónoma (por detrás de Canarias) en tomar esta medida (a ver si viene pronto la tercera). También hay algunas ciudades y pueblos de otras comunidades que rechazan estos festejos, y muchas también tienen el título de ciudad libre de circos sin animales.

Cuando voy conduciendo y veo algún animal atropellado muchas veces tengo que parar el coche y asegurarme de que está muerto. No puedo seguir conduciendo con la idea de que dejé aquel pobre bicho moribundo. Por suerte o por desgracia todos por los que paré estaban muertos. ¿Y si un día me encuentro uno vivo? En el refugio de mi ciudad solo recogen animales unos días determinados por las mañanas, pero el animal necesitará el veterinario en ese momento, quizás un martes por la tarde, y no podrá esperar al jueves por la mañana, ¿debo pagar yo el veterinario? ¿no es competencia del ayuntamiento? ¿llamaría al Seprona? Leí hace un tiempo una noticia (ahora no la encuentro para poner el link) de un chico se encontró de noche un perro en la carretera (después se supo que no podía moverse debido a una enfermedad reumática). Estuvo con él horas hasta que consiguió que alguien viniese a por el perro (no recuerdo bien si fue el Seprona o Protección Civil pero creo que éstos últimos). Casualmente vino en un momento en el que él había ido a casa a por pienso y una manta. Cuando volvió y le dijeron que se lo habían llevado se le ocurrió dar una vuelta por la zona. Se encontró al perro abandonado en una pista forestal. Así funcionan las cosas aquí. Se limitaron a esconder al pobre animal.

Por suerte podemos celebrar hoy que en Italia el auxilio a los animales accidentados es obligatorio.


Aquí el enlace de la noticia. Poquito a poco el mundo se va educando y concienciando.

4 comentarios:

  1. Vaya, vaya con los del Seprona o con los de protección, me da igual. El acto es vergonzoso lo haga quién lo haga. Aunque yo creo que eso depende mas de las personas. Aquí si ves un animal abandonado o en mal estado, sea porque lo han agredido o atropellado, hay que llamar a los municipales y al servicio de recogida, éstos lo llevan a la perrera,cosa que no me preocupa, porque en la perrera municipal de mi ciudad NO SE SACRIFICAN ANIMALES, lo pongo en mayúsculas porque es digno de ello. Las asociaciones se encargan de ello y han luchado para que sea así.
    Es una pena ver animales atropellados, muchas veces no solo son gatos y perros, son erizos, rapaces, yo un día vi una lechuza.
    Se que si atropellas un jabalí o un corzo , ciervo etc, tienes que llamar a Seprona para que den parte de ello.

    Me alegra lo de los italianos, espero que lo hagan, aunque eso también dependerá de la persona.

    Blanki.
    PD: me alegro de lo de Batty, mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me acabas de recordar que tengo que editar el post de Batty para que se sepa que ya encontró casa. Ya le hice el preseguimiento y todo ok.

      En mi ciudad hay mucha controversia con el refugio, que tiene ese nombre pero según dicen algunos se eutanasian demasiados animales y por causas estúpidas (un gato que tenía hongos, por ejemplo). Lo de los animales atropellados me entristece mucho. Mira, si mueren al momento ya es malo, pero si quedan heridos y nadie los ayuda... cuánto dolor, del físico y del emocional. Y sí, es cierto que depende de la persona, pero si sale la ley habrá gente específica que se encargue. Que yo, la verdad, si me pasa no tengo muy claro que no se pasen la pelota de unos a otros.

      Eliminar
  2. La verdad es que nunca me he visto en la situación, por fortuna lo más "peculiar" que me he encontrado por la carretera ha sido un conejo y no estaba atropellado, sino ciego por una enfermedad que al parecer es bastante común. Lo llevé al veterinario envuelto en una camiseta y me cobraron 50 eurazos por dormirlo, al parecer no podían hacer nada por él. Mi pareja se encontró en otra ocasión a un gatillo al que también durmieron porque estaba reventado por dentro y cuya inyección también costó un pastón.
    No sé lo que haría si me encontrase un "bicho" más grande que no entrase en mi coche, supongo que llamar a la policía, aunque casi que preferiría llevarmelo yo aunque tuviera que pagar, supongo que así el tema se solucionaría antes, porque si tuviera que esperar con un animal agonizante a que llegase alguien a auxiliarnos, seguro que terminaría muriéndose...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo reniego de los veterinarios, de todos. Me parecen unos interesados y estafadores. Bueno, vale, alguna excepción abrá, pero poca. Y claro, que dicen que es su trabajo, pero eso no justifica las clavadas que le meten a la gente. Yo tampoco tengo claro qué haría. Más bien temo que me pase como la vez que apareció un boxer en casa de mis padres. Se coló por la verja y allí estaba tan pancho en el balcón. Llamé a la policía para que me informaran y me dijeron que ellos no eran la perrera, poco más y les tengo que rogar para que me diesen el número del lacero.

      Eliminar