lunes, 23 de diciembre de 2013

Tengo un par de maravillas: L y S (Adoptadas)

Una chica que también anda en el mundo animalero me dijo que había unas crías en una colonia de cerca de mi casa (la misma de la que salió R) que estaban muy mal. Ella ya había cogido una pero quedaban otras dos. Como la chica es un poco exagerada no hice mucho caso, la verdad, porque la que cogió no estaba tan mal, pero volvió a insistirme así que me acerqué a ver qué tal. Tuve la suerte de que la misma chica que me ayudó a coger a R y su hermano vino conmigo, y no sin cierto esfuerzo, conseguimos coger a estas dos pequeñas. 


La blanquinegra, L, veía un poco. La otra, S, estaba cegata perdida de la cantidad de legañas que tenía en los ojos, lo que ayudó a que fuese más fácil cogerlas. Ambas tenían rinotraqueítis, que les hace perder olfato y vista. Tenían el tercer párpado de un rojo sangre tremendo, totalmente inflamado.

Las tengo en casa desde hace una semana. Los primeros días estaban muy asustadas y me odiaban bastante, al fin las había separado de su madre. Ahora ya no me rehuyen y se dejan sobar y ronronean. Sl es mucho más desconfiada que su hermana. L es más tranquila y cariñosa, y creo que está algo locuela porque el otro día se puso a hacer la croqueta por todo el arenero. 

A partir del viernes iré a intentar capturar a la madre y alguna gata más para esterilizar y volver a soltarlas allí. A ver si tengo suerte. 

Esta es de hoy, en la siesta. 


Mucho mejor, ¿verdad? Ya tienen los ojitos perfectos y han engordado un montón. Me da penita que las voy a dejar dos días solas, pero tendrán un montón de provisiones a mano para que solo tengan que preocuparse de dormir y tirar todas y cada una de las cosas que dejo en la mesita (especialmente el jarabe antiparásitos). 

Están a la espera de acogida o adopción, juntas o por separado. Vamos... ¿alguién se anima?

sábado, 14 de diciembre de 2013

Pasito a pasito se va haciendo camino

R ha sido adoptado. Un ¡Vivaaaaaa! muy grande. Tiene una compañera gatuna que ahora está algo reacia pero a la que seguro acaba conquistando en unos días.

Aún en su casa de acogida, con una colega

Ya con su adoptante, muy concentrado
De R espero fotos nuevas, que quiero ver de qué color sacó los ojos.


E ya está en su nueva casa, también. La misma en la que está B, mi primer pequeñín, que se ha convertido en un  gatazo pacifista y tranquilo.

Son de la misma colonia, y es posible que de la misma madre. 



El primer día, tanteando a su nueva humana.

Por si os perdéis de R y E hablo aquí, que en ese post aún se llamaba S, y de B aquí. En el mismo post de R y E hablo de R. Sigue buscando casa de acogida indefinida, o adoptante, mientras tanto le ayuda con la tesis doctoral a la chica que lo cuida ahora. Nos va salir filósofo, lo veo.

Rei divagando sobre Hume.

Deciros que tengo dos nuevas acogidas. Se llaman S y L porque no veían nada de la infección que tenían en los ojos, son pequeñinas pero con mucho carácter, y os contaré sobre ellas en un par de días.

Por otra parte quería compartir este vídeo. Es impresionante cómo puede devolverle la vida a un cuerpo los cuidados y el cariño. Está en inglés pero con las imágenes es suficiente.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Cosas buenas: R y L

A ver, por partes.

Primero una foto del enano que sacamos de entre la maleza más muerto que vivo. Mi R, del que me  cuentan que igual lo adopta su casa de acogida, aunque no está confirmado. Me enviaron esta fotico, esas almohadillas las besé yo cien veces (o más). Sigue teniendo pelo de rata pero se nota que ha crecido, ya tiene dos meses y pico, mi hombretón. Lo miro y me hincho de ternura.


¿Quién es L? Una gatita que adoptaron una pareja y su hijo, y a la que yo le hacía las visitas de seguimiento. Viven en una casa con huerta y Lola entra y sale a su antojo. También tienen un perro y a veces van todos juntos a dar un  paseo por el monte. Me contaba la adoptante que iba a visitar a los vecinos pidiendo mimos. La vecina está embarazada y le contó que L entraba por la ventana de la cocina y si ella estaba sentada en el sofá se le acostaba encima de la barriga, y que el niño empezaba a dar patadas. Me pareció muy tierno, sobretodo porque las embarazadas suelen ponerse excesivamente paranoicas con lo de la toxoplasmosis. ¡Y es más probable que se contagien por comer carne poco hecha o embutido que por tocar un gato!

Esta es L:


A L se le ocurrió inspeccionar el motor de la furgoneta, y allí recorrió veinte km hasta que en una parada el dueño se dió cuenta (parece ser se veía por la parrilla de la parte delantera). Desmontó piezas y consiguió sacarla pero estaba tan asustada que le fue imposible cogerla.

Entre la adoptante y yo pegamos un centenar de carteles por la zona. Por suerte se trataba de un gran parque, con huertas, donde además hay una colonia de gatos y gente que les da de comer. Tanto ella como yo nos pegamos unas buenas caminatas durante dos semanas rastreando la zona e intentando encontrarla, pero nunca llegamos a verla. Su niño, de unos diez años, y que duerme con la gata, le preguntaba cuándo volvería y ella le contestaba "Es que se ha echado novio y claro, ahora anda de paseo con él". Y entonces el niño le decía "¡Pero que se lo traiga, que en mi cama cabemos los tres!"

La Asociación con la que colaboro está esterilizando esa colonia. Ayer por la noche me llamó la chica que se encarga de esto para decirme que unos niños habían visto a L. Cogí el transportín y una latita y me fui para allá. Me faltó la linterna, porque ya no se veía un carajo y casi me quedo bizca buscando en la oscuridad. Finalmente la encontré, tan pancha acostada en el tronco de un árbol. Avisé a la adoptante, pero no podía venir inmediatamente, así que intenté ganarme la confianza de L. Durante una hora la seguí, la tenté con latita, se me escabulló hacia una de las huertas, un perro enorme llenó de babas el transportín y me acosó pidiendo comida, y cuando por fin el dueño tuvo a bien quitármelo de encima L volvió a aparecer. Esta vez me dejó acercarme más y hasta lamió mi dedo untado de paté. Le metí la latita dentro del trasportín y tras mucho dudar y muchas palabras amorosas accedió a entrar.

Y allí estaba yo, congelada de frio en medio de la noche, con la gata que llevábamos dos semanas buscando medio metida en mi trasportín, pensando en si sería capaz de encerrarla dentro o, al contrario, se me escaparía y huiría de mí para siempre jamás. Entonces pensé algo muy típico de los gallegos: malo será.

Bien, bueno... no, mal. No lo conseguí. La gata hizo tal fuerza que consiguió salir, cargándose uno de mis tendones de paso. De recuerdo de sus buenos reflejos me quedó esto:



A todo el mundo le digo que tropecé y me caí. Demasiado complicado de explicar que la culpable fue una gata llamada Lola. Me fuí para casa pensando que volvería el lunes con la jaula trampa de la asociación.

Hoy la adoptante se pasó por donde la vi yo ayer. Consiguió encontrarla y hasta la tuvo en brazos pero en cuanto la acercaba al transportín se escabullía. Finalmente fue llamándola de la misma forma que cuando salían a dar un paseo por el monte, y así fue llevándola hasta el coche. Abrió el maletero, con mimos la puso dentro y cerró la puerta rápidamente antes de que ella se diese cuenta de nada.

Cuando me llamó para decirme que ya la tenía en casa, exhultante, a mí me estaban poniendo la férula en la mano, pero me daba igual: gritaba y reía y decía muchas veces "¡es genial!".  Me contó que el perro saltaba y la lamía, que el niño felicísimo y que ella pasó de todos, fue a comer, a cagar y luego a acostarse en su mantita. Es que los gatos son así... pero me cuenta también que en cuanto le abrió la puerta del maletero y se vió en casa, se puso a ronronear :)



No lo leerán pero gracias a toda la gente que colaboró y nos ayudó dándonos pistas sobre dónde podía estar hasta que por fin la localizamos. Con esto he aprendido que hay gente muy buena que no duda en ayudar. Y también me han enseñado un truco para meter a un gato en el transportin: poner el transportin en vertical, coger al gato del pellejo del cuello y meterlo de culo dentro, cerrando la tapa rápidamente, me dicen que con algunos gatos funciona.

Edito, que se me olvidaba: gracias a mi compañero, que es el que ha escrito el post mientras yo le dictaba. Lametón para él. 

lunes, 25 de noviembre de 2013

Me gustan los lunes: el amor de Beau y Theo

No hace mucho leí una frase que decía:

"Todo niño debería crecer con animales, aprendiendo desde pequeño que ellos también aman, sienten y sufren como cualquier humano. Quizás así, en 15 años, una nueva generación ame más y mate menos."

Beau es un guapísimo niño de dos años, Theo es uno de los perros de la casa, un cachorro de dos meses. Juntos se pegan una siestas de campeonato. La fotógrafa es la madre, que le pongo al post también la etiqueta "Animales en el arte" porque la fotografía es un arte y estas fotos son preciosas. 

Esa confianza de los cuerpos, como si fueran uno solo, sólo se gana con amor y respeto. Ojalá todos los niños puedan disfrutar y aprender del contacto con los animales. 






jueves, 21 de noviembre de 2013

Cuidado con el gato, que tiene sentimientos

-Adivina qué me pasó cuando salí a la entrada -dice Z, mi compañero. 
-Cualquiera sabe...
-Que oigo prrrffff -ante mi cara de interrogación continúa- un ratón en el felpudo, ¡y lo pisé!
-Aydios, ¿lo mataste? 
-Ya estaba muerto cuando lo pisé, lo debió de traer T., que A. aún no salió hoy. 

Efectivamente, mi gato T. estaba en el jardín mientras A. aún dormitaba en el sofá, sin ninguna gana de salir a catar el frío nocturno. Mi gato T. es huraño y arisco. Sólo te soporta que lo sobes si quiere latita o algo que le interese. No sube al regazo y pocas veces viene a que le des atención. Normalmente va a lo suyo, es muy independiente. Que nos hubiera hecho ese "regalo" era... ¡lo más! Y lo siento por el ratón, de verdad. 

-¿Y qué hiciste con el ratón? 
-Lo tiré para el jardín.
-¿¿Qué??
-¿Que querías? ¿Que lo metiera en casa? 
-T. está fuera, imagina que vuelve y se encuentra su regalo tirado en el medio del jardín. Un regalo no se desprecia. ¿Dónde lo tiraste exactamente? 

Y bajé a por el pobre ratón y lo cogí justito cuando llegaba mi gato T. Me miró suspicaz, o eso me pareció, así que se lo dí a oler y me metí con él en casa. Cuando T. no se fue a comer, envolví el ratón en una servilleta y lo tiré en la basura. 

Y esa es la explicación de porqué a las doce de la noche yo estaba en mi minijardín, con la palma abierta enseñándole un ratoncillo espachurrado a mi gato, y diciéndole muy digna "Gracias, T.". 


domingo, 10 de noviembre de 2013

Tú y yo hicimos un trato

Tú y yo hicimos un trato, ¿sabes?. No fuímos conscientes ninguno de los dos, pero lo hicimos en el momento exacto en el que nos vimos por primera vez. 

Allí estabas, poco más de doscientos gramos de gato, sólo en un matorral, bajo la lluvia suave pero tenaz. Yo era una figura grande y quizás algo borrosa que se acercaba, no escapaste, qué ibas a saber tú de la maldad de este mundo, con dos semanas escasas.

Rebosabas parásitos, estabas repleto de futuras larvas de mosca, y el tacto de tu pecho era rugoso, atestado de garrapatas. Con un peine te quité los huevos de mosca, y con una pinza las garrapatas, ya muertas después de darte un repaso con el spray de rigor en el veterinario. Te dí la leche cada tres horas hasta que aprendiste a comer solo. Limpié lo que te dejabas por las esquinas hasta que aprendiste a usar el arenero. La lavadora, la fregona y yo nos veíamos a diario.

No importa, cuidarte era mi parte del trato. 

Hace unos días te llevé a la que será tu casa a partir de ahora. Deberías estar orgulloso de mí, no hice el papelón. Aguanté estoicamente hasta que te dejé agarrado un poco nervioso a tu nueva cuidadora. Aguanté justo hasta que entré en el ascensor. Y allí, claro, las lágrimas a borbotones inundándome la cara y el corazón.

No importa, eso también formaba parte del trato. 

Me cuentan que juegas mucho, que saltas y correteas. Que comes con normalidad y que ronroneas con facilidad.Yo pienso egoístamente que seguramente ya me hayas olvidado, pero mejor así, ya estás adaptado, como buen superviviente. 

Recuerdo a menudo tu pelo de rata. Tu respiración en mis dedos cuando estabas en mi regazo. Tu cuerpecillo dentro de mi bata, pegado a mi pecho. Aún puedo verte echando carreritas por la casa, reptando hasta debajo del sofá o devorando tu ración de latita. Recuerdo cómo frotabas tu pequeño hocico en mi barbilla. Frío y húmedo. Y cómo me mordisqueabas si te hacía cosquillas en la barriga, y la diminuta mancha blanca de tu cuello. Pero lo que más recuerdo es, sin duda, el tacto de las almohadillas de tu patita sobre mis labios. Lo siento ahora, siento sus relieves tiernos en mis labios como si en este justo momento te la estuviese besando de nuevo.

Y cuando recuerdo todo eso... sonrío. Esa era tu parte del trato.

miércoles, 30 de octubre de 2013

S.O.S.

Vale, es posible que haya sido un poco dramática con el título, pero es que necesito ayuda, en serio: me estoy enamorando. Sí. Así es. 

A E le viene genial el nombre. Primero era E la Alucinada, porque cuando estaba con su anemia de caballo gozaba de un cansancio existencial que lo único que la dejaba era estar quieta mirándolo todo con cara de flipe. 

Ahora es E Gorgoritos Superstar. No para quieta, carreritas para arriba y para abajo, pelea de lucha libre con R, ir de diva y hacer como que escapa cuando quiero acariciarla. Yo me pico y la persigo. Cuando por fin la cojo y la achucho,  ella deja de hacerse la chica dura y enciende ese motorcillo que todos los gatos llevan dentro. Lo de Gorgoritos viene porque ya quisiera la Piaf tener semejante repertorio de miaus, rrrmiaus y marramiaus que tiene la nena, en varios tonos cada uno. Es una conveniezuda que no duda en sacar toda su munición cuando quiere latita o probar mis tostadas de atún con aguacate.

 Ni que decir tiene que me encanta E, pero ya tiene adoptante, así que hay un algo que me dice alto y claro "NO". Menos mal.

R... ahí me han dao. Ha crecido un montón, está súperespabilado y es una bola negra con pelo de rata. Los ojos ya no los tiene azulados, sino de un gris que a veces me parece verdoso y otras amarillento así que sigo con la intrigada por el color que finalmente se quedarán.

Me enamora cada día. Es verlo correr y partirme el culo yo sola. E y él duermen en una habitación y por las mañanas, cuando abrimos la puerta, sale como un Miura. Me peino mientras le escucho corretear por la casa y me alegra el día. Le perdono que mee a veces la mantita del sofá por el perezón de bajarse e ir al arenero. También le perdono que me mordisquee a mí cuando lo salvo de las llaves de judoka que le hace E. Pero lo que jamás de los jamases le perdonaré, pero en la vida, que se entere bien, es cuando lo tengo dormido en mi regazo y hace ESO. ¿Qué es ESO? Consiste en una técnica tan cruel como letal. Tumba por completo al oponente. 

Empieza dormido en mi regazo, seguramente con la cabecita apoyada en la palma de mi mano, y dejando que yo note su respiración suave en mis dedos. Cuando sabe que me estoy perdiendo un tercio de la peli o serie que esté viendo por mirarlo embelesada a cada rato...
1- Se desespereza. Estira sus minipatitas delanteras abriendo mucho los minideditos y dejando ver sus súperuñacas al tiempo que bosteza con esa boquita tan mona que tiene. 
2-Mira hacia arriba tiernamente. 
3-Escala poco a poco por mi pecho y toca con su adorable hociquito mi barbilla. ¿Quién demonios puede resistirse a eso? Le beso, claro, le beso el hocico y la cabeza y sus minimejillas. 
4-No  contento con esto frota su nariz contra mi cara, y luego me mira, como comprobando cómo va la cosa, y lo vuelve a hacer. 
5-Yo me resisto y entonces practica su jaque mate. Pone su patita en mi mejilla. 

Y nada, así me gana siempre. Y entonces me lo como, claro. El jodido enano este. Y ellos tan panchos, sin saber de mi drama.


Por cierto, R está busca adoptante o acogida, y no está apareciendo nada. He puesto anuncios en varias webs y ni un mail ni una llamada. Este fin de semana espero poder sacarle algunas fotos y seguir buscando. ¿No conocéis a nadie que quiera un adorable gatito negro que llene de sonrisas su día a día?

domingo, 20 de octubre de 2013

Una de cal y otra de arena...

En esta entrada os presentaba a R, R, S y E, y hoy os traigo noticias sobre ellos. Algunas agradables y otras no tanto.

Como ya os conté R estaba en acogida en una casa dónde convivía con un perro tipo mastín joven e inquieto. Hace unos días R le dió varios zarpazos y en vez de alcanzarle en el hocico, como es habitual, le dió en los ojos, dañándole uno de ellos, del que parece ser perderá un poco de visión. Dicho así parece que R es un gato impredecible y agresivo pero nada más lejos de la realidad. Es un gato cariñoso e inofensivo que si reaccionó así fue porque el perro le hizo sentirse amenazado. Están buscando otra casa de acogida para él ya que la chica que lo tenía no quiere arriesgarse a que vuelva a suceder. Espero que tenga mucha suerte, pero al ser un gato con inmunodeficiencia es un poco más complicado. 

Os hablaba también de R... R murió pocos días después, durante la noche. Me cogió totalmente por sorpresa así que cuando me lo encontré así por la mañana fue como si me pasara una apisonadora por encima. No se me moría un gato desde mi callejero Leni, hace ya dos años, y entre lágrimas sólo sabía repetir: es injusto, es injusto. Es injusto porque se merecía vivir, claro que sí. Ahora descansa en una finca, con árboles y otros animales. 

En honor a R su hermano pasó a llevar su nombre. Los primeros días se me atravesaba en la garganta pero ahora ya me sale. Le llamamos en broma R II el Usurpador. Este R ya no tiene coccidios y se recuperó de una infección de orina en tiempo récord. Mejoró tanto desde que le dieron el antibiótico que estoy convencida de que tenía alguna infección más que no le detectaron, quizás la que mató a su hermano. 

Me lo meto en el bolsillo de la bata y allí se queda enroscado, o me aprieto bien el cinturón de la misma para que no se escurra y se queda dormido pegadito a mí. Dormimos la siesta y me busca la cara y frota su barbilla llena de pelos contra mi cara, y yo le doy besitos en su cabeza de muñeco y escucho su ronroneo lleno de vida. 


También leemos juntos:

 

Adora las latitas y las come como si fuese un tiburón, bueno, una piraña. Se mancha de latita hasta las orejas pero ya sabe comer solo e ir al arenero (tiene un mes aproximadamente). Nunca había criado un gato tan pequeño y me hace mucha gracia, a la vez que me fascina, cómo ya sabe encontrarnos por la casa, cómo va a toda leche al comedero cuando tiene hambre y cómo vuelve y viene a sentarse encima de mi pie para que lo coja en el regazo de nuevo. Anda haciendo un ruído muy característico, porque aún arrastra un poco las patitas de atrás y ya juega con E. Me encantaría saber de qué color sacará los ojos pero parece que aún tardará en definirse. 
















E es un milagro andante. Lo que pensábamos que era un carácter pacífico y tranquilo era un agotamiento vital tremendo. Le hicieron un hemograma y tenía tal falta de glóbulos rojos que un poco más y habría que hacerle una transfusión. Con medicación para los parásitos y buena alimentación ya fue cogiendo colorcillo en las encías y la naricilla, que los tenía blancos como la nieve, y al mismo tiempo empezó a interacciónar más con nosotros y Ro, a echar carreritas y a jugar. 

Yo tengo dos gatos macho y al tenerla a ella me doy cuenta de que las gatas son diferentes. E es más pilla, y melosa cuando quiere latita. Le gusta estar con gente pero también tiene sus momentos de independencia, como su sitio en las escaleras. 





Es preciosa, ¿no os parece? Ha dado negativo al test de inmuno y leucemia. Hay que volver a repetírselo a finales de Noviembre, si para entonces da negativo ya tiene un hogar. El mismo que B. Ojalá haya suerte.




domingo, 13 de octubre de 2013

No somos nada

(Me he dado cuenta hoy de que en Septiembre publiqué este post en el otro blog por error, aquí la copio. En un par de días os cuento cosas de los gatos que tengo acogidos, que cada vez me parecen más monos y comestibles)

Yo venía aquí a hablar de mi libro. Bueno, no, de Copérnico, Darwin y Freud. Se lo escuché a mi profesor de Genética Evolutiva y os doy el resumen breve y cutre, que no estoy para mucho despliegue de recursos, pero me parece tan bonito e interesante que me dije "Esto lo apunto en el blog". Que sí, que a veces aquí guardo cosas que quiero recordar.

"Sobre las revoluciónes de las esferas celestes" es la obra maestra de Copérnico, y fue publicado póstumamente en 1543. Por entonces era aceptado que la Tierra era el centro del Universo, y que el Sol giraba a su alrededor. Copérnico, como seguramente ya sabéis, formuló la Teoría Heliocéntrica,que pone a la Tierra en movimiento y asegura que gira alrededor del Sol.  Tras años de estudiar el firmamento, llegó a la conclusión de que el helioestatismo (toma palabro) era la única forma de que todos los movimientos de la cúpula celeste pudieran explicarse de una forma más sencilla y racional que la que se venía haciendo hasta entonces. La Tierra no era el centro de nada,  era un planeta más del Sistema Solar. 

Copérnico

"El origen de las especies" fue publicado en 1859, e introdujo un término nuevo en la ciencia, la teoría evolutiva. Defendía que las especies variaban a lo largo de las generaciones, adaptándose mejor al medio por medio de lo que llamó selección natural. Es conocido el ejemplo del pico de los pinzones, con picos diferentes según el hábitat que ocuparan y cúal fuese su principal fuente de alimento. Esta teoría creó mucha controversia porque se enfrentaba a la idea que defendía la iglesia de que humanos y otros animales habíamos sido diseñados tal cúal somos ahora, y que así hemos sido siempre. Además, Darwin no se atrevió a expresar la idea abiertamente en su libro pero defendía que el hombre era un simio, y que teníamos un antecesor común con los otros monos del planeta. Esto creó aún más revuelo, pues para muchos era impensable que el hombre estuviera relacionado de alguna forma con otros animales.

Representación de la evolución del Homo sapiens

Viñeta que se publicó burlándose de Darwin por su "disparatada" teoría de nuestro parentesco con los simios

"La interpretación de los sueños" fue escrito por Freud, publicado en 1899. En él habla de diversas cosas ampliamente discutibles pero lo que yo quiero destacar es que hasta entonces se creía que el hombre era puramente racional. Nada que ver con el mundo instintivo e impulsivo del resto del reino animal. Freud explicaba que el ser humano estaba mucho más ligado al mundo emocional que al racional, y que simplemente éramos capaces de pasar la información por un filtro de censura. El ser humano está también lleno de pulsiones.

Sigmund Freud
Freud dijo una frase que a mí me parece preciosa y muy acertada: "La ciencia es una continua destrucción del ego humano"

No somos el centro de nada. No somos diferentes a los otros animales. No somos especiales. 

No somos nada, somos como todo lo demás.Y, por lo menos a mí, me gusta así. 



miércoles, 2 de octubre de 2013

Sueño con ronroneos de todos los colores

Pues ha sido un Septiembre intenso, oye. Os presento a unos colegas: 

R
R es un amooooorrrrr.... es un gatazo enorme que estaba una colonia. Lo malo es que es increíblemente confiado y se acercaba a cualquiera que le hiciera un poco de caso, y eso en la calle es un defecto. Tenían miedo de que algún desalmado le hiciera algo y cualquier día apareciese con una pata rota o algo peor así que lo cogieron, lo castraron y se vino para mi casa mientras buscaban acogida o adoptante. 

Es encantador, le comería la cabezota a besos de lo achuchable  y bueno que es.

En la foto puse mi mano al lado de su zarpa de león por si da idea de lo grande que es, pero da igual cómo os lo imaginéis... ¡os quedaréis cortos!


 R se fue a vivir con la pareja que me ayudó a capturar a los cachorritos F y L y a su madre (a la que esterilizamos y volvimos a soltar en su colonia). Son muy agradables los dos y si todo sale bien casi estoy segura de que la acogida se convertirá en adopción. ¿Por qué digo si todo sale bien? Porque tienen un perro tipo mastín, joven y nervioso, que por muy grande que sea R se lo puede comer de un bocado. El perro es casi como un pony. La chica no había tenido gatos antes y me llenaba de ternura cuando me acribillaba a preguntas sobre la comida, el arenero y todo lo preguntable. Hoy he sabido que aunque R es cariñosote y parece blandito sabe poner firme al perro, por muy grande y bruto que sea. Medio bufido le basta para que mantenerlo a raya. Está en una casa genial. Como lo que es, un R. 

R
Es negro como una tormenta pero fuerte como un rayo. Me avisó una chica de que una de las gatas de la colonia que hay detrás de su casa habia abandonado a este cachorro. Aguantó una noche a la intemperie solito, él y sus escasos 200 grs, mientras tú y yo seguramente cogeríamos como mínimo una bronquitis. Algo que yo no sabía es que las madres, si ven que no son capaces de sacar adelante a toda la camada, abandonan al más débil, o al gatito que esté enfermo, para que no contagie al resto.




Ahí lo véis aseadito, después de pasar por el veterinario, pero estaba en un estado lamentable. Se puede apreciar que tenía los ojitos hinchados, además de conjuntivitis tenía parásitos, unos pequeños gusanos. Por si fuese poco algo que no había visto en mi vida... ¡estaba plagado de huevos de mosca! son unas bolitas blancas que en principio puede parecer serrín y que una vez eclosionen se convertirán en larvas que se le meterán por ojos y ano. 

S
Al día siguiente de rescatar a R me avisan de que la gata ha abandonado otro gato. Lo encontramos solo entre la maleza. Aunque pesa cien gramos más que su hermano no estaba en mejor estado. Además de estar a tope de garrapatas de todos los tamaños tenía aún más huevos de mosca que el hermano. Aquí una foto de recién recogido. Lo blanco son los huevos, tenía más de los que se aprecia en el foto. 


R y S están ahora en un transportin con una mantita y una bolsa de agua caliente. Son agotadores porque hay que alimentarlos cada cuatro hora a golpe de jeringuilla. Apenas tienen tres semanas y aún no comen solos. Además después hay que estimularles para que hagan lo que un día harán en el arenero solitos. Que R es tan poquita cosa que cuando empuja para cagar se cae hacia adelante. Me hace mucha gracia que cuando se le resiste hace miiiiii miiiiii todo enfadado.

S es mucho más tranquilote. Aquí los dos juntos. S intentando jugar con su hermano y R pasando tres pueblos porque él sólo quiere comer y comer (y cagar).

Para R ya hay adoptante, igual cuando vea al hermano se enamora y se lleva a los dos (a optimista no me gana nadie)


E
El mismo día que recogí a S, y ya un poco agotada emocionalmente, mi compañero vió desde la parada del autobús una bolita blanca que esquivaba los coches. La recogió y miró por los alrededores a ver si veía a sus hermanos o la madre pero estaba sola. Otra más para casa. Es una hembrita y es preciooooosa...Tres meses tiene.

En la primera foto aún estaba medio shokeada, fue poco después de recogerla. 


Estas son de hoy mismo. 


Es pacífica y muy buena. Ronronea a la mínima y lo mira todo con calma y tranquilidad. Y tiene unos ojitos a lo lince que me traen loca. Se la va a llevar acogida la misma que adoptó a mi queridísmo B, y espero que termine por adoptarla. Ojalá suceda. 

Como decía... es emocionalmente muy cansado. Y físicamente también. Sobretodo cuando viene algún gilipollas a decirte que por selección natural debían haber muerto. Y esto va en mayúsculas, que me tienen hasta los cojones:

-EXTINGUIMOS ESPECIES POR LA VANIDAD DE MOSTRAR UN ABRIGO CARO

-CAPTURAMOS ANIMALES SALVAJES PARA ENCERRARLOS EN UN TERRARIO O UNA JAULA DE MEDIO METRO CUADRADO 

-TAMBIÉN LOS CAPTURAMOS PARA QUE NOS HAGAN REÍR EN CIRCOS Y OTROS ESPECTÁCULOS

-MANIPULAMOS GENÉTICAMENTE LAS RAZAS PARA OBTENER EL MAYOR BENEFICIO ECONÓMICO

-NOS CARGAMOS LOS HÁBITATS NATURALES PARA CONSTRUIR HOTELES Y MANSIONES CON BUENAS VISTAS

-DESFORESTAMOS LA AMAZONIA Y LOS HERMOSOS BOSQUES ASIÁTICOS PARA HACER PAPEL HIGIÉNICO Y PLANTAR SOJA

Por si alguno no se ha enterado: hace mucho tiempo que NOS PASAMOS POR EL FORRO LA NATURALEZA Y SU SELECCIÓN NATURAL. Así que decidir que el gatito lleno de garrapatas que está muerto de frío en la acera debe morir no es selección natural, se llama HIPOCRESÍA Y COMODIDAD. 

Además de una clara falta de compasión y empatía. 

Dicho esto, me gustaría preguntaros algo a la gente que me leéis. ¿Os gustan este tipo de posts? ¿Os aburre este repaso gatuno? Para mí es importante porque son los gatos a los que ayudo pero me gustaría saber si os interesa o os cansa y preferís otro tipo de posts. Gracias a los que contesten :)

Edito, que se me olvidaba: entre tanto gato de fuera intento no olvidarme de darle su ración de mimos a mis gatos, que se merecen un monumento por no mosquearse con tanto olor extraño. 


Edito de nuevo: R apareció muerto cuatro días después de este post. Me han dicho que es habitual que suceda en gatos tan pequeños. Que sepas, enano mío, que no te olvidaré nunca.

sábado, 14 de septiembre de 2013

La casa en el bosque



En un bosque finés hay una vieja casa.
Un incendio la devoró y desde entonces ningún humano la habita.
Sin embargo la casa está llena de vida.
Los animales que la visitan parecen los personajes de un cuento. O de varios que se entrecruzan.


 


El perro de las imágenes es del fotógrafo es  Kai Fagerström, y las fotos, tomadas a lo largo de todo un año, forman parte del libro "La casa en el bosque".



Espero que os hayan gustado tanto como a mí.