sábado, 20 de julio de 2013

De excusas egoístas...

Va a ser cortito pero intenso.

Llevo un par de años cansadica de leer cosas del estilo de:

-Abandoné/regalé/dejé en la perrera a mi perro/gato porque me quedé sin trabajo y no podía mantenerlo. 

¿Tienes un perro o siete? ¿Tienes un gato o una docena de caimanes? ¿Somos realmente conscientes de lo que cuesta alimentar un animal? Un gato come poco más de un puñado pienso al día, un saco de marca blanca de ocho kilos puede salir por unos siete euros y tienes pienso para el gato para varios meses. 

Y francamente, los casos que he leído dudo mucho que se tratase de casos sangrantes en los que la gente se queda en la calle sin un euro en el bolsillo. Por otra parte si esta gente pidiera ayuda a una asociación protectora de animales estoy segura de que se ofrecerían a donarles el pienso mientras la situación no mejorase.

-Me voy a trabajar fuera y no puedo llevarme a mis animales.

Esta me repatea. ¿Qué pasa entonces? ¿No permiten la entrada de animales en ese país? ¿Esta gente ha llegado siquiera a informarse sobre las posibilidades de transporte de animales? 

No, lo que pasa es que no quieren llevarse a su bicho porque le supone demasiada molestia para el aprecio que le tienen. Y en ese caso... ¿no pueden encargarse ellos de buscarle un hogar en vez de cargar con más trabajo a las asociaciones y refugios? ¿Por qué me tengo que ocupar yo de su irresponsabilidad?

Y ya el colmo: hoy paseando por Twitter leo en un perfil "Busco hogar para mi gato por mudanza"

No ha perdido su trabajo, no se va del país, se cambia de casa (en la misma ciudad) y el gato no le pega con la decoración de la nueva casa. 

Esta gente me da naúseas.

6 comentarios:

  1. Mira, no me hables de esas cosas que me enfermo. Si no abandonas a tu hijo, no abandones a tus animales, gilipollas. Que son indefensos y son TU responsabilidad. que no es tanto gasto. Que lo que pasa es que no quieres y eres un mierda que no puede hacerse cargo de algo que ha elegido por su propia voluntad. Un animal no es un juguete, hasta que no aprendamos eso, no irá bien la cosa.
    Y ya, que me enervo. :(
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, hija, pero la gente es muy rara. Para muchos los animales son objetos y no son capaces de sentir un aprecio que les haga apegarse. Los tienen hasta que les viene mejor deshacerse de ellos. Y no sienten nada. Qué gente más fría.

      En fin, y resumiendo, que les den mucho por saco a ese tipo de personas.

      Eliminar
  2. Se perfectamente de lo que hablas.

    Yo cuando pensé en irme a Inglaterra, lo primero que hice fue mirar compañías aéreas donde pudiese llevar a mi gato conmigo en cabina, ya que no todas dejan.
    Lo segundo, pisos en alquiler que dejasen tener animales, puesto que ni loca dejo a mi gato atrás.

    He visto morir de pena a varios de ellos tras el abandono de sus dueños, porque aunque el cerebro corto del humano piense que el gato no te va a extrañar, no es verdad, el gato no entiende porque no está en su casa, ni con la persona que lo ha estado cuidando, no le valen explicaciones, y a la gente normal ya no nos valen las excusas.

    Por cierto, te falta la de la "fuerte alergia".

    Blanki.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que además yo estuve en Alemania el verano pasado y allí todo el mundo tiene perro o gato, no será tan difícil encontrar un piso de alquiler donde permitan animales, digo yo.

      Lo de la alergia es otra... pero como para serte sincera no sé mucho del tema preferí no nombrarlo para no meter la pata. Pero sí es cierto que conozco a un par de personas con alergia a los gatos que no se han deshecho de los suyos, y lo van llevando. Incluso leí sobre un tratamiento que hace que los síntomas sean menos intensos (una especie de vacunación, pero parece que no se usa mucho).

      Yo qué sé... algunas personas parecen robots, como si no sintieran nada.

      No sé si tendrás vacaciones pero espero que disfrutes del verano. ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Me pregunto cómo pueden esas personas seguir viviendo como si nada después de haber dejado a su gato abandonado, ¡¡¡pero si son mi familia!!! Es que sólo de pensarlo se me encoge el corazón, si cuando me voy a pasar el día fuera estoy sufriendo porque los dejo solos...
    Mi cerebro no da de sí para comprender las razones de esas personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ellos carecen de sensibilidad. Hay una parte de la relación que la gente que queremos a los animales tenemos con ellos que esa gente ni la huelen. No lo entienden. Es como quien no es capaz de emocionarse con la música o con un cuadro. No tienen esa capacidad. Bloques de hielo. Así es como lo veo yo. Para ellos no son más que propiedades, como una estantería o una tele.

      Eliminar