sábado, 13 de julio de 2013

¿No había dicho alguien que no íbamos a tener verano?

Pues nada, que estábamos los gallegos hartitos de lluvia con el otoño e invierno que nos había tocado (y mira que para que un gallego se harte de lluvia ya tiene que ser grave la cosa) y según salimos de la primavera nos espetan una ola de calor, perdón, LA OLA DE CALOR, ¡llevamos casi un mes!

A mí el calor me sienta como un tiro. Y el tener que estar bajo techo todo el día y poder salir solo por la tarde noche, otro tiro. A los gatos tampoco les gusta. A. intenta sentarse en mi regazo pero al rato se baja y se espatarra en el suelo. Para momentos críticos del día se ponen los dos debajo de nuestra cama, que como dejo la persiana bajada, está un poco más fresco. También les vale otras superficies, principalmente donde yo estaba estudiando. 

Hoy por la tarde nos hemos encontrado a A. así



No ruge, está bostezando. Sin duda el plato de ducha es la superficie más fría de la casa (sin contar el interior de la nevera, claro).

Aprovecho para enseñaros a C.



Lo tenemos acogido temporalmente mientras se recupera de un problema en el hígado. Es un gato desconfiado y un poco asustadizo. Tardó tres días en salir de debajo de la cama de la habitación dónde lo tenía los primeros días. 

Como es tan mingurrilla pensé que los míos se lo iban a comer con patatas cuando los juntara pero nada de eso, me los trae derechitos y disciplinados. Menudo genio tiene el enano, y defiende su cacharrito de pienso como si se lo fuera a comer (que anda todo el día pidiendo latita). 

Ahora se deja tocar la cabeza y poco más. Es un gato extraño porque no te deja cogerlo en brazos (ya lleva un mes en casa) ni se acuesta con nosotros en el sofá o la cama como hacen los otros. El lunes lo llevan al veterinario a ver qué tal ha evolucionado este mes de tratamiento. 

Como un mes se me hace demasiado tiempo para tener al pobre bicho encerrado solo en una habitación, desde el principio me propuse que se fueran conocieron los míos y él para poder dejarlo por toda la casa. Al principio solo fue intercambio de olores, después los dejé olerse con la puerta entreabierta y a la semana y media fue "el momento". 

No tenía ni idea de cómo iban a reaccionar porque solo los había juntado con mi pequeño B, que al ser una cría igual era mejor aceptado. He de decir que estoy muy orgullosa de mis gatos. De vez en cuando tienen algún roce pero nada grave y se han adaptado a su presencia sin demasiados problemas. También es cierto que el otro no se deja pisar, no sé si le hubieran dado más caña de ser C más sumiso. 


En fin, y eso es todo por ahora. 

Ya es casi de noche y por fin ha refrescado. Y mucho mejor, la verdad :)

10 comentarios:

  1. Mira, a mí los que vivís de madrid para arriba no me habléis de calor. he pasado el fin de semana en Palencia y hacía un frío de pelotas por la noche. y por el día sí, calor, pero no es comparable a madrid ni al sur. así que no te quejes tanto, mujer, que ola de calor es 40grados por el día y 30 por la noche... el resto son minucias..
    El nuevo es bien guapo, espero que se ponga bueno pronto. y ole por tus nenes, se están portando. la foto de A es genial, parece que se ríe, jejejeje. Mi Ron el pobre busca el fresco y al final le tengo que echar con el fú-fú del agua o poner el aire acondicionado un ratito porque me da mucha pena.
    UN beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj jo, ¿me he quejado mucho? A ver, ¿no te da penita el pobre A. metidico en el plato de ducha?

      A ver, que yo sé que en el Sur hace más calor... en condiciones normales. Pero es que esto es excepcional, que tenemos a los abuelos medio asfixiados. No sé Palencia pero Ourense es una de las ciudades más calurosas de España (así como lo lees) y el finde que yo estuve allí los termómetros de la calle marcaban a pleno sol 54 grados. Con la humedad de por aquí se lleva aún peor. Y por las noches era salir a la calle para "refrescar" y te encontrabas con el aire caliente como un horno. Aquí de frío por la noche nada. Los vecinos ya deben estar hartos de verme el culo porque ando medio en bolas por la casa.

      Creo que en algún momento bajarán las temperaturas a unos agradables 30 grados. Espero :)

      Eliminar
    2. Me meto, me meto, es cierto que la humedad y el calor son horribles, sudas un huevo y es lo peor para el pelo, qué parezco un gato encrespado, jajajajaja!!!

      Blanki.

      Eliminar
    3. Y yo igual... y con el pelo corto ni te cuento, parezco un Fraggle.

      Eliminar
  2. Por fin llegó el verano, y aunque hace mucho calor, pues qué bien se esta´en la playa, sobre todo a remojo en el mar.

    Besos a todos, Blanki.

    Qué precioso rubio, y qué majos tus niños que le tratan bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, yo no soy mucho de playa. Un par de paseos por la orilla y ya me quiero ir pa casa.

      El rubito sacó una analítica de campeón. Está sanote (gracias a mis cuidados, todo sea dicho) y se va para la finca de la asociación. No creo que salga adoptado. Le gusta estar con gente pero no se deja tocar demasiado, ni te sube al regazo, ni se acuesta contigo en cama... es muy desconfiado y tendría que llevárselo alguien con mucha paciencia. Ojalá tuviera suerte, aunque creo que en la finca no están mal.

      Un beso.

      Eliminar
  3. El verano nos está matando de calor por aquí..bufff...

    Oye, Caroto se ve de lo más bonito en esta foto, se le ve super mullidito y preciso, seguro que encuentra un hogar pronto. Eso espero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gris, la verdad es que es un gato guapete. Además ahora había cogido algo de peso y ya no estaba tan escuchimizado. Ojalá tenga suerte, como decía arriba.

      Eliminar
  4. Estoy con Naar, los que vivís en ciudades en las que refresca por la noche no tenéis derecho a quejaros, no te imaginas lo que es Madrid en verano... ¡¡un horno!! Y los gatos lo pasan fatal, los pobres, todo el día tirados...
    Carozo es guapísimo, ojalá tenga suerte. Qué bien que se adaptasen todos tan pronto, por mi experiencia puedo decir que el miedo que te meten es más que lo que luego pasa en realidad, al final se terminan acostumbrando tras unos cuantos bufidos, nada grave.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí, verdad? Yo creo que a veces todo acaba siendo más fácil, por suerte. Aunque supongo que hay casos y casos. Conozco una gata (Dana, del siguiente post) que es muy muy arisca con otros animales, solo quiere humanos.

      Eliminar