sábado, 14 de septiembre de 2013

La casa en el bosque



En un bosque finés hay una vieja casa.
Un incendio la devoró y desde entonces ningún humano la habita.
Sin embargo la casa está llena de vida.
Los animales que la visitan parecen los personajes de un cuento. O de varios que se entrecruzan.


 


El perro de las imágenes es del fotógrafo es  Kai Fagerström, y las fotos, tomadas a lo largo de todo un año, forman parte del libro "La casa en el bosque".



Espero que os hayan gustado tanto como a mí.

martes, 10 de septiembre de 2013

Me gustan los lunes: a veces las cosas salen bien

El domingo recibí un whatsapp:

"Oye, me ha llamado un vecino, que ha visto los carteles y que el gato es de unos señores de aquí, que les falta desde el otro día"

Yo respondí una serie de quéguay y esgenial con muchas exclamaciones. 

Efectivamente, el gatito ¿? del post anterior ya está en su casa, junto a su hermana, que andaba triste desde que él faltaba, según me contaron. 

¿Un gato perdido que ha tenido un feliz reencuentro con sus dueños? Pues no. El gato no estaba perdido. El gato estaba dando un paseo. Los dueños tienen un muro de piedra de más de dos metros pero tanto él como la hermana se las arreglan para escalarlo, salir a las fincas que hay al lado (medio semirural) y volverse para dentro cuando les apetece. 

Cuando vaya a visitar a mis amigos, los chicos que lo recogieron, espero encontrármelo alguna vez, y que se deje dar unos achuchones. Mientras me guardo el recuerdo de las siestas que nos pegamos este fin de semana. Con su cuerpecillo junto a mi costado me daban ganas de comerlo a besos. Pero me contuve porque tenía mucho sueño. Y él parece que también:



El lunes antes de llevarlo a su casa estuve sacándole un par de fotos porque se puso todo loco a mordisquear el cable del cargador del móvil. Yo me reía por las caras que ponía, y pensaba que por un par de mordisquillos no pasaba nada. Imaginaos mi cara cuando me quedo con el móvil en la mano y el cable colgando. Lo cortó como si tuviera unas tenazas por boca.  

No le guardo rencor por eso, así que como despedida podría poner esta foto suya mientras yo aún no sabía que iba que tener que acabar de cargar el móvil en el puerto USB del portátil:


Pero como soy mala y vengativa y hoy por la mañana jugando aterrizó en mi cara dejandome un arañazo en toda la frente, pondré esta:




P.D. Ya sé que hoy es martes, pero lo entregué de vuelta a su casa el lunes, así que vale :)

viernes, 6 de septiembre de 2013

¿?

Os estoy friendo a posts últimamente. 

El título son dos interrogantes porque no sé cómo se llama este gato, estoy segura de que hay un humano que le ha puesto un nombre. 

Siguió a unos amigos hasta su casa, pidiendo mimos. Ellos, que se van el fin de semana, me lo trajeron para que me lo quedara hasta el domingo. 

La zona donde lo encontraron es un barrio de casas. Hay una colonia de gatos bastante grande que atienden señoras de por allí y además están los gatos de las casas, que al ser un sitio con huertas y fincas, están en el exterior. 

Este es:



No tengo mucha idea pero creo que debe de tener unos cinco meses. Es muy cariñoso y maúlla cuando me pierde de vista o cuando quiere que lo sobe y acaricie. Teniendo en cuenta que los gatos entre sí no se comunican con maullidos supongo que se puede deducir que ha estado con humanos. 

Además a mí me huele a champú. He tenido gatos callejeros enfermos o que se recuperaban de una esterilización. He tenido varias crías, también callejeras. Y os puedo asegurar que no huelen nada bien, y este gato huele bien. O lleva poco tiempo perdido o... lo que yo creo, que no estaba perdido. Creo que es un gato de alguien de por allí. 

Mañana iremos a poner carteles. En caso de que no llame nadie se quedarán mis amigos con él, aunque lo tendrán en el exterior. Por lo menos se quedará por la misma zona en la que estaba (que es tranquila, casi rural). 

¿Cuando recoger a un gato y cuando no? Cuando lo necesite. B, el gatito de unos dos tres meses que yo recogí, estaba hambriento y enfermo. Por desgracia no podemos recoger a todos. No hay espacio ni recursos, el dinero de las asociaciones no viene de subvenciones, viene de gente como tú y como yo, que dona una parte de sus ingresos. Creo que querían que la asociación con la que colaboro se hiciera cargo, pero yo estoy trabajando fuera de mi ciudad estos días, llego a casa agotada, y no estaba para andarme con sutilezas. No hay casas de acogida, no hay donde meter a los animales. Ellos lo han recogido así que, cuando vuelvan el domingo, que se hagan cargo. 

Pienso a veces en M, ya os hablé de ella en otro post. Es la gata más vieja de la colonia de mi barrio. Lleva aquí unos doce años. El otro día la ví de lejos, iba a cruzar una calle (a ver, no os imaginéis la Gran Vía, es un barrio de la periferia y por esa calle apenas pasan coches). Antes de cruzar miró a un lado y a otro. Es una chica lista, mi viejita. ¿Sería mejor para ella ir con un transportin al sitio donde sé que toma el sol por las tardes y capturarla? 

No sé si este gato que me pide mimos sin parar y ronronea a la mínima estaba perdido o simplemente estaba dando un paseo. Una vez me llamó una chica para decirme que un gato se les había acercado cuando estaban en su garaje, que le habían dado salchichas de comer, y que tenía un collar con mi número, que si lo había perdido. Le expliqué que no, que les dejaba salir un rato por las noches, que no se preocuparan, que vivíamos a doscientos metros. 

Quizás este no sea el caso. Quizás se haya escapado por una ventana y esté perdido y haya alguien que estaría agradecido de saber que estaba a salvo. O quizás se esté preguntando porqué su gato no ha vuelto. 

Es como la pregunta que se hacía el Principito, ¿el cordero se habrá comido la rosa o no?

lunes, 2 de septiembre de 2013

Tinny

Hoy os voy a hablar de Tinny e Isabel. 



Isabel es voluntaria en la Asociación de animales abandonados Dejan Huella, una protectora de Montilla (Córdoba) para la que, casualmente, yo hice un preseguimiento de una adopción en A Coruña hace unos años.

Hace dos años el Ayuntamiento de  Montilla inició la construcción de un refugio. Al finalizar el proyecto lo lógico sería adjudicarles la gestión del mismo a la protectora, que es la que se ha estado encargando de los animales sin hogar de la zona, pero el alcalde consideró que resultaría más beneficioso dárselo a una empresa privada y ahora en vez de un refugio animales hay una perrera. 

Dejan Huella no tiene unas instalaciones propias dónde tener sus animales, funcionan con casas de acogida, y están a tope. A los perros los pueden mantener en una residencia canina de la zona (pagando, obviamente) pero con los gatos están desbordados.

Isabel sabe esto de primero mano, pero cuándo se encontró a esta preciosidad sorteando coches en el medio de la carretera, ¿qué iba a hacer? ¿Lo mismo que todos los que pasan de largo? No es lo mismo un gato de la calle que pertenece a una colonia, con un entorno que conoce (sea más seguro o menos), que un animal que está perdido y desorientado. Tinny se encontró con alguien de corazón grande que la puso a salvo. ¿A que además de afortunada es una gatita preciosa?




Isabel se llevó a escondidas a Tinny a su casa, y digo a escondidas porque no le permiten tener animales allí, y necesita ayuda para difundir a esta gatita. Está en Córdoba pero se enviaría a cualquier punto de España.

¿Conocéis a alguien que tenga un gato y pueda querer darle un compañero? ¿Alguien que se esté pensando adoptar uno? Hagamos algo, pongamos un granito de arena e intentemos ayudarla entre todos. 



Para cualquier pregunta o duda podéis contactar con isabel en la dirección de correo:

 belcrisrp@gmail.com

¡Mucha suerte, pequeña Tinny!