martes, 10 de septiembre de 2013

Me gustan los lunes: a veces las cosas salen bien

El domingo recibí un whatsapp:

"Oye, me ha llamado un vecino, que ha visto los carteles y que el gato es de unos señores de aquí, que les falta desde el otro día"

Yo respondí una serie de quéguay y esgenial con muchas exclamaciones. 

Efectivamente, el gatito ¿? del post anterior ya está en su casa, junto a su hermana, que andaba triste desde que él faltaba, según me contaron. 

¿Un gato perdido que ha tenido un feliz reencuentro con sus dueños? Pues no. El gato no estaba perdido. El gato estaba dando un paseo. Los dueños tienen un muro de piedra de más de dos metros pero tanto él como la hermana se las arreglan para escalarlo, salir a las fincas que hay al lado (medio semirural) y volverse para dentro cuando les apetece. 

Cuando vaya a visitar a mis amigos, los chicos que lo recogieron, espero encontrármelo alguna vez, y que se deje dar unos achuchones. Mientras me guardo el recuerdo de las siestas que nos pegamos este fin de semana. Con su cuerpecillo junto a mi costado me daban ganas de comerlo a besos. Pero me contuve porque tenía mucho sueño. Y él parece que también:



El lunes antes de llevarlo a su casa estuve sacándole un par de fotos porque se puso todo loco a mordisquear el cable del cargador del móvil. Yo me reía por las caras que ponía, y pensaba que por un par de mordisquillos no pasaba nada. Imaginaos mi cara cuando me quedo con el móvil en la mano y el cable colgando. Lo cortó como si tuviera unas tenazas por boca.  

No le guardo rencor por eso, así que como despedida podría poner esta foto suya mientras yo aún no sabía que iba que tener que acabar de cargar el móvil en el puerto USB del portátil:


Pero como soy mala y vengativa y hoy por la mañana jugando aterrizó en mi cara dejandome un arañazo en toda la frente, pondré esta:




P.D. Ya sé que hoy es martes, pero lo entregué de vuelta a su casa el lunes, así que vale :)

6 comentarios:

  1. Mala!!

    Vaya careto en la última foto, y seguro que no ha sido para tanto el arañazo porque con lo bendito que parece en la primera foto...

    Pobre hombre, que tus amigos le secuestraron, no me extraña que se comiese el cable del móvil, seguro que estaba intentando comunicarse con su hermana.

    Gracias por cuidarle y por molestarte en que volviese a su casa.

    Blanki.

    Ah! tengo que mandarte un mail, tengo noticias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi chico dice que no soy mala, pero que sé serlo :D

      El arañazo fue al intentar agarrarse para no caer 25 míseros centímetros hasta el suelo. Una uñita en toda la frente y las de atrás en la zona de la oreja.

      Es muy saltimbanqui, no paraba quieto. Cuando dormía nos movíamos despacito para no despertar a la fiera.

      Escríbeme ese mail ¡ya!

      Eliminar
  2. ¡¡Bien!! ¡¡Final feliz!! Cómo me gusta esta entrada, primero por el desenlace feliz y segundo porque demuestra que en dos días le has cogido tanto cariño que ahora lo estás echando de menos...
    Si llega cualquiera a tu casa y te retuerce el cable del móvil le dices de todo menos guapo. Si lo hace tu gato te dedicas a inmortalizar el momento porque pone unas caras monísimas mientras se lo carga ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se hacía querer, es mimosón y saltarín. Fue un poco esperpéntico cuando me enteré de que el gato no estaba perdido y que lo habían secuestrado pero bueno, como tú dices, lo que importa es que todo acabó bien.

      Tengo un gato que a pesar de estar castrado a veces mea lo que se le cruce por el camino, de perdonar trastadas estoy doctorada... :)

      Eliminar
  3. Que buen final. Tenía casita y familia que lo quiere.
    Ojalá tantos otros corrieran igual suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá, de vez en cuando hay que meterse los casos felices en vena, para aguantar tantas cosas tristes que se ven en este mundillo.

      Eliminar