jueves, 21 de noviembre de 2013

Cuidado con el gato, que tiene sentimientos

-Adivina qué me pasó cuando salí a la entrada -dice Z, mi compañero. 
-Cualquiera sabe...
-Que oigo prrrffff -ante mi cara de interrogación continúa- un ratón en el felpudo, ¡y lo pisé!
-Aydios, ¿lo mataste? 
-Ya estaba muerto cuando lo pisé, lo debió de traer T., que A. aún no salió hoy. 

Efectivamente, mi gato T. estaba en el jardín mientras A. aún dormitaba en el sofá, sin ninguna gana de salir a catar el frío nocturno. Mi gato T. es huraño y arisco. Sólo te soporta que lo sobes si quiere latita o algo que le interese. No sube al regazo y pocas veces viene a que le des atención. Normalmente va a lo suyo, es muy independiente. Que nos hubiera hecho ese "regalo" era... ¡lo más! Y lo siento por el ratón, de verdad. 

-¿Y qué hiciste con el ratón? 
-Lo tiré para el jardín.
-¿¿Qué??
-¿Que querías? ¿Que lo metiera en casa? 
-T. está fuera, imagina que vuelve y se encuentra su regalo tirado en el medio del jardín. Un regalo no se desprecia. ¿Dónde lo tiraste exactamente? 

Y bajé a por el pobre ratón y lo cogí justito cuando llegaba mi gato T. Me miró suspicaz, o eso me pareció, así que se lo dí a oler y me metí con él en casa. Cuando T. no se fue a comer, envolví el ratón en una servilleta y lo tiré en la basura. 

Y esa es la explicación de porqué a las doce de la noche yo estaba en mi minijardín, con la palma abierta enseñándole un ratoncillo espachurrado a mi gato, y diciéndole muy digna "Gracias, T.". 


6 comentarios:

  1. Huy, querida, anda que no te entiendo. A mí Ron me trae deliciosos regalos dentro de sus escasas posibilidades. Me trae moscardones y bichos, saltamontes y una vez una mantis religiosa. Y montañas de hormigas con alas de esas que salen con las tormentas... esas deben estar deliciosas porque le encanta comérselas y me las trae con cara de "mira qué ricas". Yo me muero de la risa y se lo cojo todo con mucho amor. Le doy las gracias, le inflo a besos y.... las tiro cuando puedo, obviamente. Quiero con locura a mi gato, pero no tanto como para comer moscas. Lo de las hormigas lo estoy pensando porque coño, igual frititas estás crujientes ;)
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos les da más por ratoncillos y musarañas, aunque recuerdo que una vez entró un moscardón y se quedó en la ventana, golpeando el cristal. T. se lanzó a por ella y con la tontería casi se cae, que estaba abierta.

      Son entrañables cuando piensas que cazaron eso y por su cabecita pasó el dárselo a su humano. No te comas las hormigas, mujé, déjaselas todas para él y tú hazte pica unas chips o algo :)

      Eliminar
  2. Jajajajjajajaj!!!!

    Wilsi no me trae regalos pero a mi madre de deja moscas en la cama, y es igual que T, es arisco y malencarado como dice mi chico.

    Me ha encantado la historia, anda que Z despreciar tan magnífico regalo, seguro que T se hubiera ofendido si se entera de la verdad.
    Yo hay veces que mi chico le llama gordo a Wilsi y otras bobadas así, y me pico y le digo que no le llame eso al gato, que lo entiende y no le gusta, vamos, que no es tonto.

    Agur.

    ResponderEliminar
  3. Jejeje sí,además no lo tiró detrás de un arbusto o algo, sino que estaba allí, en medio y medio, que lo iba a ver sí o sí. Yo a los gatos les digo de todo. Cuando A. me mea alguna cosa le digo que lo voy a vender a un chino, para que se lo coma, y a T. que se lo voy a dar a uno de esos circos italianos para que lo enfrenten con leones y caimanes. O que me voy a hacer una bufanda con su pellejo. Sí, de todo le digo, pero cuando Z es bruto con alguno de los dos ya salto a defenderlos.

    Pues los míos no hacen muchos regalos, solo algún ratoncillo o musaraña de cuando en vez. No sabía que solían cazar insectos., veo que es habitual aunque mis gatos no les hacen mucho caso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pues los míos, por suerte, son gatos totalmente urbanitas y se limitan a las moscas. Bastante impresión me da verlos con el moscardón en el morro como para soportar que me trajeran un ratón con sus sangre y sus tripas... ¡¡agh!! Aunque si lo hicieran me temo que reaccionaría como tú, cogería al bicho para mostrar mi agradecimiento y lo tiraría a escondidas...
    Por cierto, yo también les digo burradas del tipo "te voy a vender en un mercadillo" o "como coja el cuchillo acabo contigo". Pero todo lo digo con amor ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja jo, me apunto lo del cuchillo, eso tiene que darles miedito, igual así los disciplino un poco. Pues me sentía yo un poco culpable por decirles esas cosas pero veo que no soy la única.

      Estoy empezando a pensar que mis gatos son un poco lelos. Los he visto persiguiendo algún moscardón pero nunca han pillado ninguno. Los míos son más de mamíferos, se ve.

      Eliminar