jueves, 16 de enero de 2014

L, la tremenda (Adoptada)



S ya está adoptada pero se cayó la adopción de L, por estas cosas tontas de los humanos, que eligen gatos como quién elige zapatos. No pasa nada... aparecerá otra persona mejor. Sólo hay que saber buscar y esperar.

No es una foto especialmente bonita, ya lo sé, pero es L, durmiendo a mi lado ahora mismo. Hoy no me encontraba demasiado bien así que me he acostado un rato cuando llegué a casa. Se han venido A. y L y se han dormido los dos sobre mi espalda. Me he puesto de lado y A. ha mantenido sus siete kilazos en dudoso equilibrio en mi cadera, mientras Luz encasquetaba sus 600 gramos entre mi cuello y mi hombro. 

Ha estado bien. Luego he ido a por el portátil y aquí estamos las dos. Ella pegadita a mí, y yo escuchando el ruído de las teclas y su respiración.

Le llamo la tremenda y me quedo corta. Es muy trasto. Se mete debajo del nórdico y nos persigue los pies. El otro día estaba en plena discusión con mi pareja y tuve que darme la vuelta para no verla, porque andaba haciendo rabiar a A. poniéndosele así como de lado, toda erizada y me entraba la risa, lo que restaba bastante credibilidad al enfado que tenía en aquel momento. Hace meeeee (lo debió de aprender de mi gato T) cuando quiere latita, y lo hace bien cerca de tu oreja, no vaya a ser que no te enteres bien. También lo hace cuando me harto de que me mordisquee los dedos o venga a robarme los bolis y le doy un revolcón.  Y ronronea con altavoces, muy alto, y a veces mucho rato, que parece que se le ha olvidado parar.

Ojalá pueda verla pronto en su hogar, adaptada y feliz, ojalá tenga un compañero gatuno, no le gusta estar sola. Y también un gran ventanal. Y latita de vez en cuando. Y que no se enfaden con ella cuando pegue un mordisquito de los suyos. Y que la quieran mucho, coño, que la quieran mucho.




Edito: a 22 de enero L, ahora L, está adoptada. Se trata de una chica joven y L vive con ella, su pareja y dos amigos más. Me gustaron cuando los ví y sé que L va a ser la niña mimada de la casa. La adoptante también tiene un perro adoptado y pronto los presentarán. Estoy segura de que se van a llevar bien. Me ha dicho que ya conoce toda la casa, que lo explora todo y que si no la ve la busca y maúlla (eso también lo hacía en casa, no le gusta estar sola).

Yo, como suponéis, voy llorando según recojo los ratoncillos con los que jugaba. Luego paro, me encuentro con su comedero, y vuelta a empezar. La echo mucho de menos, mucho. A todos los que dicen "Uf, yo no podría ser casa de acogida" sabed que sí se puede. Si yo puedo, que soy una sensiblera llorona pueden los demás. Duele cada vez que uno se va, queda un lugar en tu corazón que no ocupará nadie más. Meterte en el ascensor con el transportin vacío, después de dejarlos en su nueva casa...es devastador. Duele y aún así lo haces, porque no importa tu dolor, es lo de menos, importa ayudarles y conseguirles un hogar. Luego te van llegando fotos y los ves bien, jugando, durmiendo, felices, y parece que te ponen una tirita. Los sigues echando de menos pero va sanando. 

Y nada, perdonad, que me tengo que ir a recoger su arenero y lloriquear otro rato más.

10 comentarios:

  1. Es preciosa, espero que pronto encuentre un hogar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Yo también! Mañana viene una chica a conocerla... a ver qué pasa. Ays, que nervios.

      Eliminar
  2. Ojalá!! Y ojalá se le quite esa costumbre de morder los pies debajo del edredón... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces se pone toda loquita y acabas riéndote mientras dices ays a cada rato. A base de pequeños toques ya va aprendiendo cuánto puede apretar. Ahora estoy a ver si me deja cortarle un poco las uñitas...

      Eliminar
  3. Has probado a ponerle una pinza en el cogote (lo que llaman clipnosis)? No funciona con todos, pero si funciona es una pasada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi gato A. si lo agarras por ahí se queda todo tieso y medio shockeado. No se lo hago nunca porque me da penita, imagino que lo utilizaré si un día tengo que pincharle o algo así.
      Luz ya está con su adoptante, ya le preguntaré a ver si le hace falta la clipnosis :)

      Eliminar
  4. Yo tengo tres y solo me funciona con el mayor. Supongo que es porque le criamos nosotros a biberón y le acostumbramos a cogerle del cogote. Y menos mal que puedo cortárselas así.

    El mediano es buenísimo pero no se deja hacer nada. Espero no tener que medicarlo nunca. Y con la pinza, corre como pollo sin cabeza por toda la casa hasta que se le suelta. Y lleva uñas de folclórica.

    Y el tercero, es más bueno todavía, pero tampoco funciona la pincita. Menos mal que cuando está medio dormido, se deja cortar de dos en dos...

    Cada gato es un mundo.

    Me alegro mucho de que Luz ya esté adoptada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los míos no se las corto. Como dices tú, van de folclóricas. Debería, el sofá lo agradecería, pero sé que se me iban a resistir un muchito y me da un perezón... No se me había ocurrido a ir con nocturnidad y alevosía mientras están amodorrados durmiendo, igual lo hago.

      Luz está muy bien, guapa y feliz. Gracias por comentar.

      Eliminar
  5. Que precioso tu blog, con todos estos gatitos a los que ayudas a buscar una casa nueva! Que gran labor! Mucha suerte para ti y para ellos!
    Yo me siento tan afortunada de haber encontrado a mi gatita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la adoras. Se te meten en el corazón poquito a poco y después ya no hay forma de hacerlos salir :)

      Eliminar