lunes, 3 de marzo de 2014

Me gustan los lunes: Mtombi y Chris

El fotógrafo Chris Du Plessis se encontraba en el parqueTshukudu Game Lodge, en Sudáfrica, cuando esta guepardo, llamada Mtombi se acercó y se acostó a su lado. 

“El fuerte sonido de su ronroneo es simplemente increíble y podía sentir su cálido cuerpo contra mí, yo podía sentir que ella estaba relajada conmigo a su lado".

Me gusta mucho la pasmosa confianza con la que el guepardo está recostado junto al fotógrafo. Envidio profundamente a ese hombre, qué suerte haber vivido ese momento con un animal tan salvaje y bonito. 

Esta foto se ha convertido en mi fondo de pantalla desde hace semanas.



En esta podéis observar la posición de las orejas en estado de alerta. Según cuenta Chris "Más tarde descubrimos que Mtombi había  olido a  una manada de leones  salvajes en las inmediaciones. En la foto se puede ver la  detección de su presencia"


Como leí por ahí, ojalá éstos fueran los únicos disparos que recibiesen los animales. ¡Ojalá!



P.D. Negrita, de la que hablaba en el post anterior, posiblemente siga con nosotros un tiempo más, pues no está recuperada de la infección en su oreja. Ha mostrado menos agresividad estos últimos días. Como decía el comentario de anónimo, parece que lo que necesitaba es que se la dejara a su aire totalmente. He hablado con una chica que tuvo un gato así, le costó tres meses sociabilizarlo y ahora no se lo saca del regazo. Supongo que una vez superado el miedo son muy agradecidos. Ojalá Negrita encuentre a alguien a quién le gusten los retos con mucha paciencia que quiera darle un hogar a esta panterita.

6 comentarios:

  1. Me gustan los guepardos. Yo estoy convencida de que los gatos son la opción que tenemos los humanos de acercarnos a los felinos, pero yo moriría porque en mitad de la sabana me iría abrazando a los leones y guepardos y todo bicho que encontrara. Además que se la ve tan pancha, curioseando la cámara igual que hace mi Ron. Son fantásticos.
    me alegro que negrita esté mejor, igual luego es un amor y encuentra hogar... ojalá :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también moriría irremediablemente, son tan preciosos y achuchables... Además con esa seguridad que se gasta ésta guepardo, que se ve que nunca un humano le hizo daño, me encanta esa foto.

      Negrita ha pasado de mirarnos con odio a poner un rictus de profundo asco y desprecio. Algo es algo. Luego vendrán la indiferencia y quizás después nazca el amor :)

      Eliminar
  2. Qué tonta soy, acabo de caer en que los grandes felinos, lógicamente, también ronronean! Si el ronroneo de nuestros gatos a veces se oye en la distancia, ¿cómo será el de semejantes bichos?
    Ya verás, si al final vas a conseguir que Negrita se te suba a la chepa... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tiene que ser como el motor de una moto! O quizás no es tan diferente al ronroneo de un gato. Me lo imagino más grave.

      Bueno, Negrita que se suba, pero que sea amistosamente y no para sacarme los ojos, que no sé yo...

      Eliminar
  3. Te imaginas que le arranca la oreja de un mordisco?, así como jugando, como cuando tu gato juega contigo y te lanza un bocao, sería la leche, jajajajaja, yo es que lo veo y me muero de risa, siiiiiiiiiiiii, soy muy macabra.

    Qué buenas fotos, y que maja la gatita, ayyyyy, lo que daría por ir a África.

    Me alegran las noticias sobre Negrita, ya verás como lo logras.

    Un beso, agur.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja pero qué mala... una imagen tan tierna ¡y tú pensando que la guepardo sale a lo Myke Tyson!
    Negrita es una fierecilla miedosa pero ahora te doy la razón, se podría dar en adopción quizás a alguien con mucha paciencia. Está aún con el oído regular así que creo que no se va por ahora. A ver qué dice mañana el veterinario.

    ResponderEliminar