martes, 26 de agosto de 2014

A y V y las dos panteritas J y L y me salen gatos hasta por las orejas (Adoptados juntas A y V y juntos también J y L)

Me da un poco de pena lo abandonado que tengo este blog. Tenía muchas ideas para algunos posts como hablar de la Inmunodeficiencia o de lo fácil que puede resultar comprar productos de marcas que no experimenten con animales. También quería hablar de algunos artistas animaleros. Supongo que todo son épocas y que cuando ésta pase retomaré el asunto con algo más de ritmo.

A y V, tienen algo más de tres meses, son hermanas de A, y quizás también de A, los últimos acogidos que tuve. 

A es inquieta, curiosa, trasto y confiada, y también muy cariñosa. Tiene una manchita en la nariz y una oreja bicolor. 


V es mucho más calmada y tranquila, y también más esquiva en un principio pero, a día de hoy, puedo decir que es igual de cariñosa que su hermana. 


No se subían a mi regazo pero les gusta estar con gente y siempre venían para el sofá o la cama si yo estaba allí. Hoy sin embargo se han puesto supermelosas y, aprovechando la excusa de que madrugo, nos hemos echado las tres una buena siesta, con mi gato A. a mis pies. 



Ha habido una persona interesada. Quería un gatito para su madre y la convencí de que dos era lo ideal para que se hicieran compañía pero A y V le parecieron demasiado mayores. ¡Si no tienen ni cuatro meses! Por suerte va a adoptar a otros dos gatitos de la asociación, de dos meses. 

Son muy simpáticas y las dos se llevan de maravilla. Ojalá tengan la suerte de A y A y salgan adoptadas, a poder ser juntas. 

Cuando creía que ya tenía el cupo de acogidos cubierto surgió una urgencia. Había dos gatitos de una camada que estaban muy pachuchillos. Son de la misma colonia de dónde salieron L y S. Yo estaba en ese momento muy estresada por unas prácticas que estoy haciendo y les dije que si podía ir otra persona a capturarlos yo me hacía cargo hasta que saliera casa de acogida. 

A veces lo peor no es ocuparse de un gato, es tener que ir hasta allí y enfrentarte a la frustración de ver un gato enfermo que no consigues coger. A mí me quema mucho.

Así llegaron a mi casa J y L (a ninguno les puse yo los nombres, que conste). Con rinotraqueitis, sobretodo J que aún está muy parada varios días después. Son unas fierecillas que me está costando amansar. También porque estoy poco en casa y además tengo a A y V. Aquí los tenéis, ya véis con qué cara de desprecio me miran: 



L, el de la segunda foto, ya juega y se ha recuperado muy bien tras el jeringazo de antibiótico, pero J no tanto, por lo que tiene que tomar más antibiótico de apoyo, ya que no respira bien. Son los dos muy ariscos y apenas me dejan tocarlos con la punta de los dedos un par de veces.

¡Nunca he tenido cuatro acogidos a la vez! Necesito que salga casa de acogida para alguna de las dos parejas. J y L no pueden darse así de asilvestrados, solo podrían irse a casa de alguien con paciencia y experiencia con gatos. Ya tuvimos una mala experiencia una vez, dimos una pareja de chiquitines un poco salvajillos y la chica dijo que eran agresivos y hubo que reubicarlos.

Surgió una acogida para V y A pero iba a tenerlas en una habitación. Veo a mis pequeñas perseguirse por las escaleras y corretear de una habitación a otra. No sé qué manía tiene la gente de meter a los animales en zulos pero desde luego no iba a dejar que lo hicieran con ellas. Si por alguna razón tienes que tener un animal aislado de forma temporal es aceptable... pero lo de meterlos en una habitación porque sí a mí no me vale.

En fin. Que me armo de paciencia para domar a las panteritas y poder mandarlos a una buena casa de acogida cuánto antes, y busco adoptantes para A y V, la tremenda pareja.

Espero que la próxima foto de J y L sea también en mi regazo (o por lo menos no desde debajo de la mesilla o dentro del rascador).

 17/12/14: Este fin de semana vienen a recoger a mis dos carboncillos. Se van adoptados juntos. Espero que todo vaya bien. Por otra parte comentar que A y V se fueron en acogida a otra casa hace ya varias semanas. Se han acabado encariñando con ellas y podemos considerarlas adoptadas, juntas también.