jueves, 13 de noviembre de 2014

Los dos conguitos (Adoptados juntos)

A y V se fueron a otra casa de acogida. Una pareja brasileña que va a estar aquí sólo dos años y pensaron que no podian adoptar (por el tema de llevárselas allá luego) pero sí acoger. Casi no lloré, sólo un poquito. El corazón me dió un crujido de todas formas cuando dejé a A escondida debajo de aquel sofá, en aquel piso desconocido, con aquella gente que nunca había visto. Se adaptaron en un par de días, he visto vídeos y fotos y están tan bien como siempre, mimosas y encantadoras.

Yo me quedé con los dos conguitos. Recuerdo lo mal que me lo hicieron pasar, cuando pensé que no iba a ser capaz de sociabilizarlos, cuando J intentaba colgarse de la persiana para escapar de mí cuando entraba en la habitación donde pasaron las primeras semanas, o cuando necesitaba quince minutos tirada en el suelo para que L me dejara rozarle... ahora son dos gatetes normales, L un poco pegajoso, J más calmada. Mientras él te deja sorda con su ronroneo y se te acerca buscando mimos, ella se acuesta discretamente a tus pies. Les gusta que les rasques la barriguilla y mordisquearte mientras tanto. L es casi un clon del carácter de mi gato A mientras J es como T.

Ni A ni V ni J ni L han tenido pretendientes. Me parece increíble porque son preciosos los cuatro. Ojalá saliesen adoptados juntos, me da la impresión de que J, la más desconfiada y que costó más amansar, puede involucionar si de pronto se encuentra sin su hermano.





Me encanta cuando puedo dormir la siesta y se acurrucan a mis pies. Como dice una frase que me gusta mucho: las cosas importantes no son cosas.


23/12/14: Este fin de semana vienen a recoger a mis dos carboncillos. Adoptados juntos. Espero que todo vaya bien.Ya voy llorando por adelantado, para que no se me acumule cuando se vayan...

2 comentarios:

  1. Qué amores. Cuesta mucho cuando se van... y se les echa de menos. Creo yo que es porque cuando entran en nuestras vidas nos conquistan de tal manera que después es casi imposible que no se lleven un pedazo de nuestro corazón.

    ResponderEliminar
  2. Voy a escribir esa frase en un papelito y lo voy a pegar en mi frigorífico (con uno de los montones de imanes de gato que tengo) porque es de lo más cierto y bonito que he oído en mucho tiempo.
    Y te felicito por haber llorado sólo un poquito cuando dejaste a tus acogidos, porque cuando yo he vivido esa situación siempre he llorado cual magdalena cuando ya nadie me veía pensando en que el gato / a no iba a poder vivir sin mí. Luego recibes la foto de tu acogido durmiendo a pata suelta en su nuevo sofá y te das cuenta de que con un poco de cariño les basta :)

    ResponderEliminar