lunes, 1 de diciembre de 2014

Me gustan los lunes: Arthur y sus 400 km de fidelidad

Todo comenzó con una albóndiga. Una simple albóndiga que Mikael le dió a un perro que se le acercó. 

Mikael Lindnord estaba participando, junto a los otros tres miembros del equipo sueco, en una maratón en Ecuador, la “Adventure Racing World Championship”. Arthur era un perro anónimo más de tantos que viven en las calles. 

Arthur siguió al grupo sueco durante la competición, subiendo montañas, cruzando llanuras y llenándose de barro hasta las orejas.





Cuando en una etapa dónde debían usar montar en kayak Arthur se tiró al agua para seguirlos nadando no les quedó más remedio que meterlo dentro y aceptar que ya eran inseparables.



Decidieron hablar con la organización y enviarlo al veterinario. Como era de esperar, viniendo de la calle, su estado físico no era muy bueno. 


Tras la debida cuarentena Arthur viajó a Estocolmo, dónde fue recibido como el campeón que es:


Arthur se ha salvado, ojalá cada vez queden menos perros sin hogar en nuestras calles. Parece feliz, ¿verdad?


2 comentarios:

  1. Al menos queda uno menos sin hogar :)

    ResponderEliminar
  2. Sí, menuda suerte tuvo el pobre gracias a su terquedad :)

    ResponderEliminar